"Puri" Bulgherini da un paso al costado en sus funciones dentro del Centro de Día

Actualidad 06 de noviembre de 2019 Por
La pionera de la creación de la institución e integrante del Club de Leones anunció que tomará un descanso, pero, seguirá muy cerca del Centro de Día, un lugar por el que tanto trabajó y luchó. 
20191106_133207

Dentro de las instituciones hay personas que recorrieron largos caminos y trabajaron incansablemente para cumplir los objetivos, con el fin de mejorar el bienestar de quienes la integran. En el caso del Club de Leones de San Cristóbal y del Centro de Día Sin Fronteras, la señora Gladys Bulgherini, conocida como “Puri”, marcó un antecedente muy importante y contó que dará un paso al costado por un tiempo. Puri se tomará un merecido descanso y, seguramente, dentro de un tiempo, retome con sus funciones dentro de dichas instituciones. 
Puri es la última integrante de la antigua comisión de socios fundadores del Centro de Día, hasta el día de hoy continuaba en vigencia y trabajando por la institución. Después de muchísimos años, tomó la decisión de dejar sus tareas. 
Para recordar un poco la historia, Puri charló con este medio y contó cómo se creó el Centro de Día “Sin Fronteras” para discapacitados severos y profundos, que es sumamente reconocido por la sociedad y que ayuda a muchos niños, jóvenes y adultos. 
Desde hace años, el Club de Leones tiene entre sus objetivos atender las necesidades de las personas con discapacidad, por eso, con una tarea comprometida logró la construcción del edificio de la Escuela Especial Nº 2029, y la creación, puesta en marcha y atención permanente del Centro de Día. Para eso, Puri fue una de las pioneras e impulsoras de ese proyecto que dio sus frutos. 
La institución modelo comenzó a forjarse en el año 1995 y se inauguró en el 2000, surgió como una necesidad porque el Club de Leones había asumido la responsabilidad de la Escuela Especial, pero, muchos de los chicos que concurrían allí necesitaban de otros recursos y asistencia personalizada. A partir de allí, los padres de esos chicos comenzaron a preocuparse por no contar con un espacio específico para que sus hijos puedan asistir. Entonces, formaron la Asociación Discapacitados Sancristobalenses, a pesar de su voluntad, no pudieron solucionar el problema, porque tenían que pagar el alquiler de la casa y buscar recursos para sostenerla. 
“Cuando se desarmó la asociación, nos invitaron a una reunión de la señora ‘Chocha’ Bellone a ver qué se podía hacer, porque tenía una chica doméstica que tenía una nena de ocho años con discapacidad profunda, la señora de Bulacio dijo que el Club de Leones ayudaría. Me interesó eso, con Carmen Giussani, Nancy Ingaramo, mi marido y la señora de Lotier, entre otros, nos entusiasmamos y arrancamos. Preparamos un proyecto con Claudia Mugna, Adriana Tomada, la señora de Lotier y yo, y nos ayudo Amsafe que estaba Nélida Bergesio y Coria”, comenzó relatando Puri. 
Una vez listo el proyecto, durante un acto del 17 de agosto, Puri se lo entregó en un sobre Ana Julia Possi, quiera era Presidenta del Concejo en San Cristóbal que, a su vez, se lo hizo llegar al ex Gobernador Carlos Reutemann, quien era senador y respondió que colaboraría. A partir de allí, el proyecto llegó hasta el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y de a poco el sueño comenzó a cumplirse. 
“A las semanas recibo una carta diciendo que había que adaptar el proyecto a la demanda del orden nacional. Hicimos otro y lo mandamos. Me llaman por teléfono de Buenos Aires, me tomaron como un examen de cuarenta minutos y me dijeron que vayamos con el nuevo proyecto, así que fuimos la señora de Lotier y yo el 22 de septiembre. La intención era proveer y facilitarles la tarea para que los chicos puedan estar con un profesional y habíamos elegido la casa de Esquef frente al Club Racing que estaba a la venta. La mujer que nos atendió nos dijo que la casa no tenía posibilidades de expansión futura y me dice: por qué no construyen. Fue un susto, no teníamos autorización, el 30 cerraba la inscripción y estábamos con poco tiempo”.
Ese momento, la mayoría de las personas que integraban la institución estaban jubiladas de sus profesiones, transitaron un lugar camino y siempre estuvieron comprometidas con el servicio a la comunidad, a pensar en los demás y en cómo ayudar a quien lo necesitaban. 
“Cuando volvimos de Buenos Aires, convocamos a reunión en el Club de Leones cuando llegamos, nos dijeron que si, había que buscar terreno, hacer trámites y todo se iba dando para que el proyecto se lleve a cabo. Hablamos con ‘Fito’ Keller que estaba como Intendente, llamó a sus abogados para que miren terrenos con posibilidad de compra  y, uno de los tres que nos ofrecieron, estaba la manzana entre Dorrego, Junín y Av. de los Trabajadores Ferroviarios y dijimos que sí. Mi marido trabajaba en el municipio, Fito lo llamó y le dijo que estaban en condiciones de poner treinta mil pesos, fue a remate, la municipalidad se quedó con el terreno y se hizo una ordenanza para construir ahí el Centro de Día. Nosotros lo vivimos de una manera muy intensa”, recordó Puri en la entrevista. 
El grupo de trabajo convocó al arquitecto Sergio Bustos y comenzó con la tarea de recolección de papeles, proyecto, diseño, ordenanza y nuevamente viajaron a Buenos Aires. Finalmente, el proyecto fue aprobado y antes de fin del año 1995 recibieron una nota confirmando que entregaban $ 131.500 para construir el edificio.
“Fue una fiesta y susto a la vez. El municipio ayudó muchísimo, nos llegó el dinero en marzo de 1996, preparamos todo y lo primero que hicimos fue poner arboles. Trabajamos intensamente, parece un sueño cuando me acuerdo y veo todo lo que hay ahora y todo lo que pasamos. Hoy tenemos equinoterapia, gente especializada, el personal es increíble. El clima del centro es entusiasmo y entrega de profesionales que les gusta la tarea que hacen y se sienten orgullosos de trabajar allí. Por mi parte, lo voy a seguir visitando y me voy a involucrar en algún comité del Club de Leones que tiene muchas posibilidades”.
Merecido es el reconocimiento que hoy se le brinda a Puri y a todos sus compañeros y amigos del Club de Leones que, finalmente, el sueño lo hicieron realidad. 

Boletín de noticias