Tesoros del Humedal "Cuadriculada de Plutón"

Actualidad 12 de marzo de 2019 Por
Las mariposas y polillas son algunos de los habitantes de Jaaukanigás que más se hacen notar embelleciéndolo gracias a sus muy variados y vistosos diseños y colores.
Tesoros del humedal

Estos insectos del orden de los lepidópteros son atraídos por muchas plantas nectaríferas y hospederas nativas como lo son el Tasi y el Mburucuyá que les ofrecen alimento y lugares propicios para
reproducirse y en los cuales se los puede apreciar en todos sus estados (huevo, oruga,
crisálida o pupa y adulto), ya que, su desarrollo es holometábolo (o metamorfosis completa) y
generalmente ligado a una sola especie de planta en particular (monofagia) o a unas muy
pocas relacionadas (oligofagia).
En el Sitio Ramsar Jaaukanigás existen varias especies de diferentes géneros y familias, pero la
que presentamos, pertenece a la familia Hesperiidae, su nombre científico es Pyrgusorcus y se
la conoce como Ajedrezada Común o Cuadriculada de Plutón. Estas al igual que otros
lepidópteros adultos poseen dos pares de alas membranosas cubiertas de escamas coloreadas,
que utilizan en la termorregulación, el cortejo y la señalización. Su aparato bucal es de tipo
probóscideo espiritrompa, que permanece enrollada en estado de reposo y que les sirve para
libar (“chupar”) el néctar de las flores que polinizan y en algunos casos sales minerales
presentes en el suelo. Su tamaño promedio es de unos 30mm, tienen antenas de tipo
mezudas, presentan dimorfismo sexual (variaciones en la fisonomía externa, como forma,
coloración o tamaño, entre machos y hembras de una misma especie) y su vuelo es saltante e
irregular sobre matorrales floridos y soleados cercanas a los márgenes de ríos o lagunas.
Su nombre “ajedrezada” es producto a la similitud del patrón peculiar del diseño de sus alas,
con la de la cuadricula de los tableros de ajedrez, en el cual alterna los colores blanco y negro
mechando (principalmente en los machos) tonalidades azules y celestes, brindando un bello
espectáculo a la vista, en particular cuando realizan, en parejas, sus vuelos rasantes sobre la
vegetación en época reproductiva. Por su atractivo a la vista y sus magnéticos
desplazamientos, las proclamamos como unos de Los Tesoros del Humedal.

Boletín de noticias