Homenaje a mujeres sancristobalenses

Cultura 12 de marzo de 2019 Por
El Museo de la Ciudad distinguió a cinco mujeres de San Cristóbal por su labor, su dedicación y su amor en lo que realizan día a día.
mujeres1

La propuesta surgió desde la comisión del museo en el marco por la conmemoración del “Día Internacional de las Mujeres”, con el objetivo de reconocer a mujeres que desde su lugar y su vida cotidiana hacen historia.
“Es la primera vez que se realiza esta actividad y lo pensamos con el fundamento que el museo es historia cotidiana y todo lo que fue pasando desde sus orígenes hasta el día de hoy”, explicó Carolina Corona, Secretaria de Cultura.
Al recorrer las instalaciones, en cada rincón hay historias, anécdotas y se pueden visualizar las diversas profesiones que ejercen las personas en la ciudad, todas están reflejadas en un determinado espacio y a partir de ahí surgieron los nombres de las cinco mujeres que obtuvieron su merecido reconocimiento: Celina Cauda, Viviana Molina, Lidia Jalife, María Luisa Aranda y Patricia González.
Con mucho orgullo, al finalizar el acto, cada una contó su historia de vida y brindó su testimonio acerca de la linda jornada que les tocó vivir. 

mujeres 2
Celina Cauda empezó a trabajar desde muy chiquita, su familia era muy numerosa y necesitaba hacerlo. Es madre de cuatro hijas, Rosana y Maribel Roldan fueron parte de este homenaje y acompañaron a su madre al museo.
“Es una emoción muy grande que me reconozcan, a mi trabajo siempre le puse mucho empeño, sacrificio y amor. Mi meta es que ellas sean algo en la vida, lo que yo no pude estudiar, que estudien ellas”.
Celina vive en barrio Bustamante, tuvo muchas profesiones a lo largo de su vida, trabajó como albañil, cortadora de césped, costurera, ladrillera y ama de casa. Todo lo hizo por sus hijas.
“Fueron a casa, me hicieron la propuesta, me preguntaron datos de ella y nos comentaron que había sido seleccionada desde el museo. Esto es muy importante, estamos celebrando todo lo que ella hizo a lo largo de su vida, yo soy maestra de educación primaria y su sacrifico se ve reflejado en lo que somos hoy en día. Gracias a su sacrificio yo pude estudiar y mi hermana también”, contó Rosana.

Viviana Molina es docente y aunque se jubiló, eso no le impidió seguir trabajando dentro de la escuela Nº 40 “Mariano Moreno”, en donde disfrutó de hermosos años en las aulas con sus alumnos. Actualmente es la Presidenta de la comisión directiva del Museo Ferroviario de San Cristóbal que funciona en las instalaciones antiguas y restauradas de la escuela 40. Allí, junto a su grupo de trabajo y jóvenes estudiantes impulsan distintas actividades, recopilan elementos e historias que aporten datos sobre una ciudad identificada profundamente con el ferrocarril.
“Cuando me llamaron no me lo imaginaba, es una alegría y una caricia para el alma que te reconozcan el trabajo cotidiano y me encantó que este reconocimiento sea compartido. Cotidianamente hacemos la historia, cada una desde su lugar y lo hemos transmitido constantemente, la invisibilidad de la gente que trabaja es la que produce los grandes cambios. Estar en el museo colaborando y trabajando es una pasión, nuestro objetivo más grande es la investigación y que sea un espacio para los jóvenes para dar a conocer la historia de su lugar”.

Lidia Jalife es una joven artista de 20 años que tiene un don increíble para dibujar. Al recorrer algunos espacios de la ciudad como los alrededores de los talleres ferroviarios o visitar instituciones, se pueden disfrutar sus obras. Esos trabajos producen increíbles emociones en quienes las observan.
“Mi pasión es pintar y dibujar y mi mayor objetivo es transmitirles sensaciones a las personas. Hago retratos en blanco y negro, pinto murales, hogares, espacios públicos, ese es mi trabajo, a lo que me dedico y espero poder hacerlo siempre. Este reconocimiento me sorprendió, es un placer y un lujo”.

María Luisa Aranda forma parte del equipo de Bomberos Voluntarios de San Cristóbal desde hace seis años y, también, es ama de casa. A raíz de la convocatoria del museo, los integrantes del cuartel y la comisión directiva lo mantuvieron en secreto para que sea una sorpresa y estuvieron acompañándola ese día. Debido a su labor, atravesó difíciles situaciones en rescates, accidentes, incendios y asistiendo a las víctimas y a sus familiares.
“Esto no me lo esperaba, estoy muy contenta y muy agradecida por la invitación del museo y la participación del cuartel. En esta ocasión, me gustaría invitar a mujeres que quieran ser parte de bomberos voluntarios para que se sumen”.

Patricia González es policía y trabaja en la Unidad Regional XIII en San Cristóbal. Al igual que las otras mujeres tiene una gran vocación y amor por su trabajo. Allí pasó por distintas secciones y logró ayudar a muchas personas, atendiendo distintos tipos de casos que dejan marcas. Necesitó de fuerza, entereza y sacrificio para llevar adelante su trabajo.

Estas son pequeñas historias que se destacan, porque identifican a la ciudad y a todas las mujeres sancristobalenses. Además de sus trabajos y profesiones, sos mujeres de familia, buenas compañeras y merecen su homenaje.