Jueves 30 de Marzo, de 2017
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

16/06/2016

Avellaneda | Actualidad | Protección de animales

Entre Garras y Patas

Quirófano Móvil de Avellaneda. Quirófano Móvil de Avellaneda.

Garras y Patas tiene un objetivo claro: “Es realizar castraciones inclusivas, abarcativas y sistemáticas en toda la ciudad, tarea que estamos llevando a cabo desde hace 3 años, además en 2011 y 2012 castrábamos en el Puerto de Reconquista”

Integrante, casi fundadora, y ese casi significa unos pocos meses de diferencia en que se constituye Garra y Patas hasta que Valentina Moschen Brach comienza a ser parte de la protectora. Unas semanas atrás REAPROA nos contó su trabajo, centrado en la asistencia a animales en situación de calle, al tránsito y castraciones, para controlar la población animal. En esta oportunidad, nos fuimos a Avellaneda, en donde Garras y Patas se concentran, básicamente en la castración.

Valentina nos brindó detalles: “La protectora fue creada en el 2009 por Georgina Valtcheff y un grupo numeroso de ciudadanos, en una primera reunión surge este nombre, por mi parte me integro a la protectora en principio de 2010”.

Las chicas hablan de castraciones masivas y sistemáticas, y las llevaron a cabo: “Superamos las 2200 castraciones, pero no sabríamos con exactitud la cantidad”. Al igual y REAPROA –y toda asociación civil, que se basa en el voluntariado – se le dedica a la actividad los tiempos en los cuales no están ocupados por la vida cotidiana, por ello, las chicas castran los días sábados, sobre esas jornadas Valentina dice: “Cada sábado se lleva un registro de cada castración, con los datos personales del dueño y datos detallados del animal a castrar. Es una jornada larga en donde, conjuntamente una veterinaria, castramos a perros y gatos, sean machos o hembras”.

Con objetivo claro, con un desafío enorme

“Nuestro desafío más grande es involucrar a la sociedad en esta tarea tan importante e imprescindible, que es el bienestar de las mascotas del hogar y de la calle. A los animalitos de la calle, nos encargamos de brindarles alimento, cobijo y atención alimentaria, pero no podemos solas, y eso debemos hacer comprender a las personas y vecinos de la ciudad. Es necesario que los vecinos opten por el compromiso de ayudar a un animalito en situación de calle, ellos no nacieron ahí, fueron abandonados por otras personas, creo que lo correcto es que otros humanos reparen los errores de los humanos irresponsables. Es urgente trabajar entre todos”.

Avellaneda cuenta con tres mosqueteras, tres voluntarias fijas, para una enorme población, tres personas que no descansan ningún sábado, para estar presentes castrando. “Somos tres voluntarias y cada fin de semana largo se nos suma otra voluntaria que se encuentra estudiando veterinaria”

Desde hace unos meses, el Municipio de Avellaneda cuenta con un Quirófano Móvil, en donde las chicas realizan las castraciones, sobre el trabajo en conjunto Valentina informó: “El municipio nos brinda la energía eléctrica con la que el quirófano funciona, como así también con el pago del salario de la veterinaria con la que se trabaja. Desde noviembre del pasado año se trabaja todos los sábados con el quirófano móvil, el cual va rotando por los barrios y de la ciudad”.

Colaborar desde donde es posible, pero siempre haciendo algo por el otro, la protección de animales es una tarea ardua y sin descanso, por ello es necesario que las personas “si pueden colaborar, lo pueden hacer con ayuda económicas voluntarias, o materiales descartables como algodón, alcohol, yodo, agua oxigenada, trapos con los cuales se abrigan y se hacen vestimentas post quirúrgicas a perras. Si nos pueden ayudar, sólo nos tienen que escribir un mensaje en la página de la protectora o simplemente lo pueden traer un sábado en donde estemos castrando”.

En perspectiva, un mundo mejor es posible, con gente como Valentina o Georgina que se pusieron una problemática al hombro y trabajaron por y para ella, y continúan por más que el camino no sea fácil. Con convicción y coraje, todos los sábados salen preparadas para cualquier cosa, para castrar, para capacitar a los dueños, para hacer ropitas con ropas usadas, para esperar que pase la anestesia, están ahí, no se las ve, pero con el tiempo y poco a poco se nota su trabajo. Otra organización social, que supo detectar una necesidad y trabajar por ello, otra organización que está integrada por buena gente que siente empatía por el otro.