Viernes 22 de Junio, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

19/02/2015

Ceres | Actualidad

“Estamos destrozados por la muerte de nuestra hija”

Eso dijo, Javier Chicco, el padre de la menor asesinada en la ciudad de Ceres. Agradeció el acompañamiento de toda la ciudad a su familia. “Nosotros los padres y la familia de María Fernanda Chicco, estamos completamente destrozados y mortificados por la pérdida de nuestra hija", sostuvo el papá de María Fernanda.

Diario UNO de Santa Fe mantuvo un diálogo exclusivo con Javier Chicco, de 46 años, padre de María Fernanda, de 18, quien fue enterrada ayer en el cementerio de la ciudad de Ceres, luego de haber sido encontrada asesinada a las 8.30 del martes en un predio ubicado sobre la ruta nacional 34 en el acceso norte.

Javier Chicco expresó: “Nosotros los padres y la familia de María Fernanda Chicco, estamos completamente destrozados y mortificados por la pérdida de nuestra hija. Nosotros le pedimos y le exigimos a la Justicia una condena ejemplar para la adolescente que fue detenida y está acusada de asesinar a María Fernanda. Sabemos que hay cámaras de videovigilancia que registraron el momento del crimen y que por eso pudieron detenerla. Y como familia no queremos venganza. Nosotros queremos y les exigimos a las autoridades que sean severos con la condena para la persona que tuvo la responsabilidad en el crimen. Además, agradecemos el acompañamiento a todos los habitantes de la ciudad de Ceres, que estuvieron con nosotros como familia en esta hora de profunda tristeza, a horas de haber inhumado sus restos en el cementerio de Ceres”.

Mañana declarará en Rafaela

La joven adolescente de 16 años que fue detenida en el marco de la investigación judicial y policial, y sobre la que recae la presunta responsabilidad criminal en el asesinato de María Fernanda Chicco, será llevada ante los estrados de la jueza de Menores de Rafaela, Alejandra Feraudo de Platini, mañana a primera hora, y allí la magistrada recibirá declaración a la menor imputada –en el caso que lo quiera hacer–, y se revelará la causa del asesinato. Si ella no lo hace, las pruebas que fueron colectadas en la investigación y obtenidas por la fiscal, Silvina Verney, serán las valoradas según el viejo sistema en el que el juez es el director del proceso.

La versión oficial de los hechos

Ayer, desde la oficina del Ministerio Público de la Acusación, hicieron conocer la síntesis sobre el trabajo que fue desarrollado por la fiscal de San Cristóbal, Silvina Verney, la jefatura de la Región II y de la Unidad Regional XIII, en la investigación y la aprehensión de la adolescente de 16 años, imputada y con presunta responsabilidad criminal en el asesinato de María Fernanda Chicco, de 18 años, y que ocurrió el fin de semana en la ciudad de Ceres, en concordancia con lo anticipado por la edición digital y papel de Diario UNO de Santa Fe.

Pueblada y destrozos

Los sucesos que se precipitaron en la ciudad de Ceres, ocurrieron en la noche del martes, cuando los pobladores supieron que una adolescente de 16 años fue buscada por una partida policial hasta su casa y aprehendida preventivamente y puesta a disposición de la fiscal de San Cristóbal, Silvina Verney, ya que una cámara de videovigilancia la había captado cuando llegaba junto a María Fernanda en las primeras horas de la tarde hasta un predio adonde se venden postes de madera de uso rural, y el registro fílmico permite observar cómo fueron los primeros pasos de la acción que, con el curso de los minutos, se convertiría en el crimen de María Fernanda.

En la medianoche, se congregaron unas 800 personas frente a la comisaría 2ª de la ciudad de Ceres, y alrededor de las 2 de la madrugada comenzaron a arrojar piedras contra el edificio de la dependencia policial con la evidente y manifiesta intención de ingresar y linchar a la menor imputada del crimen.

Como consecuencia de los momentos de tensión que se vivieron, tres policías resultaron heridos, el frente de la seccional quedó devastado y dos patrulleros policiales que estaban frente a la repartición resultaron destrozados. La fiscal ordenó a la madrugada trasladar a la menor detenida a la ciudad de Rafaela.