Jueves 26 de Abril, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

28/11/2013

Hersilia | Pueblo a Pueblo | Por ROBERTO ZELAYA

La noche de Danila...

Exactamente a las 21,00 horas, dio comienzo  el 10º Festival de Danzas Españolas y Árabes 2013, de la  Academia de Danzas que dirige la talentosa Danila Rodríguez; con un lleno total y casi desbordado, en el Salón de la Sociedad Italiana de la vecina localidad de Hersilia, el público fue testigo de un espectáculo  ágil, rápido, ameno y sugerente,  en donde los ritmos de la Madre Patria, se mezclaron acertadamente con los ritmos árabes... el derbake y los chinchines, la percusión y los sonidos de la Gran Orquesta Nacional de España, hasta lo mejor de la música flamenca.

Cada una de las academias de esta zona, han sabido trascender por la originalidad con que dotan a los cuadros de las muestras anuales, lo que por supuesto despierta la curiosidad del espectador, porque sabe que se va a encontrar, como en este caso, con mucho trabajo, dedicación, esfuerzo y búsqueda para seguir defendiendo esa originalidad e identidad, ganada desde hace años, y en el caso particular de Danila, nuevas y exquisitas coreografías, y siempre, haciendo docencia, dándole a sus alumnas certeza y seguridad para subir a escena y hacer participar al espectador de la alegría de la danza.

Velos manejados por las bailarinas como si fueran parte de su cuerpo, y si bien todo el espectáculo fue signado por una destacada profesionalidad, hubo momentos al borde de la perfección, como la interpretación de la »Jota» por parte del Grupo Infantil, o de una inefable ternura como el cuadro de »Muñecas»  por el Grupo Baby, y si tuviera que elegir un cuadro para un bis, lo haría sin dudar,  con »Sevillanas» por el Grupo Juvenil I., en donde a lo impecable de la actuación, se le debe agregar el más que acertado vestuario (negro y amarillo en acorde conjunción) y el  maquillaje que remarcaba los bellos rostros de las adolescentes, sin olvidar manos y brazos en delicados movimientos que parecían volar...

Celebro la disposición de las sillas como en un verdadero «tablao» flamenco en «Tiento con abanico», y la alegría de la rumba en «Zarandonga» por el Grupo Inicial.

Y en medio de todo esto, Diego Ríos, en dramático negro en su primera intervención, haciendo sonar el característico zapateado con brillo, brío y elegancia, con algunos aditamentos de la danza clásico-académica con poses y pasos de reconocida efectividad; vibrante y viril, muy compenetrado con ejes y giros perfectos y un notable entusiasmo en su dominio de la danza de la gitanería.

La Directora de la Academia dio muestras de un talento y eclectismo tal, que le permitió construir y presentar un show, en donde todo se conjugó para el excelente resultado final, desde la acertada elección de cada uno de los temas musicales, insertados como soportes coreográficos, hasta el lujoso vestuario, desde el sonido de »Choco Sonidos

«hasta el minimalismo de la decoración del escenario, y la técnica mostrada.

Y si a técnica me refiero, consigno los perfectos pasos del cuadro final, en donde Danila y Diego, («Sevillana - Dúo Español), con una increíble coreografía y finas figuras de una marcada femeneidad y masculinidad, como si fueran bailarines-actores (o actores. bailarines?), escapados de alguna película de Saura, con algo de Gadés y mucho de Cristina Hoyos, me dieron la certeza que son dueños de una férrea disciplina estilística, respetando a ultranza las reglas del baile tradicional... ella en blanco virginal lo que destacaba aún más sus rasgos hispanos, y él, en blanco y beige, sencillamente deslumbraron...una pareja estelar que se movió, bailó y se desplazó con profesionalidad y seducción, viendo además entrega e intensidad en su gestualidad,  siendo este el cuadro adecuado para el cierre de un espectáculo con mucha diversidad contemporánea.

Para celebrar...

Muchas gracias.