Miércoles 17 de Enero, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

15/05/2015

Nacionales | Cultura | El día después del bochorno

Un cipayo futbolístico

Un atentado inédito para el fútbol argentino. Un atentado inédito para el fútbol argentino.

Esta nota fue publicada en el día de hoy en el diario La Nación por el columnista Daniel Arcucci y en ella se refleja el pensamiento de muchos futboleros que queremos un deporte libre de intereses mafiosos respaldado por una supuesta identidad nacional y cultural ligadas a lo peor de la Argentina y sobre todo a las barras bravas.-

Si osás elogiar cómo el Bernabeu ovaciona a Pirlo, cuando la estrella de la Juve deja el campo eliminando al Madrid, o resaltar los hidalgos aplausos de los hinchas del Bayern, eliminados por el Barca, "sos un cipayo" y "no entendés el folklore del fútbol argentino".

Y sí, seré un cipayo y no entenderé el folklore, que desafina. Pretendo que un equipo argentino sepa quedar eliminado como el Madrid como el Bayern. Que no haya imbélices que tiren gas pimienta a los jugadores contrarios y, más todavía, que no haya "hinchas genuinos" que los avalen con su indiferencia o su justificación. Que no haya dirigentes demagogos, para mostrarse, o timoratos, para esconderse. Que no haya futbolistas cobardes que no se solidaricen con sus colegas, retirándose todos juntos en repudio a la violencia. Que haya sanciones en serio: para la Bombonera y para Boca ahora, como debió ser para el Monumental y para River antes. Y que esos "hinchas genuinos" no sobreactúen su rivalidad futbolística, a falta de otras causas con las cuales identificarse. No es cipayismo, no es folkore: hay una manera enferma de vivir el fútbol en la Argentina. Tal vez ya no tenga cura..