Martes 24 de Abril, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

11/11/2013

Provinciales | Judiciales | Un paso adelante

“A partir del 10 de febrero, las decisiones judiciales se tomarán de cara al ciudadano”

Bonfatti le entrega a Gastaldi una copia del decreto, mediante el cual se pone en vigencia el Nuevo Código Procesal Penal, a partir del 10 de febrero de 2014. Bonfatti le entrega a Gastaldi una copia del decreto, mediante el cual se pone en vigencia el Nuevo Código Procesal Penal, a partir del 10 de febrero de 2014.

Lo dijo el al designar a los fiscales y defensores que actuarán en el nuevo sistema procesal penal.







El Antonio encabezó esta mañana el acto de puesta en vigencia de la nueva Justicia penal, donde se dio a conocer el decreto que establece como fecha de inicio el 10 de febrero de 2014, y se designaron los fiscales y defensores que actuarán en el sistema.



La ceremonia se desarrolló con la presencia del vice ; el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Luis Rubeo; la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, María Angélica Gastaldi; los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi; de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis; y de Seguridad, Raúl Lamberto; entre otras autoridades provinciales. Además, estuvieron presentes el fiscal general Julio De Olazábal, el defensor provincial Gabriel Ganon, miembros de la Corte Suprema, el procurador Jorge Barraguirre, autoridades judiciales de Santa Fe y otras provincias, entre otros.



“A partir del 10 de febrero la administración de Justicia Penal en Santa Fe no volverá a ser igual. Las decisiones judiciales se tomarán de cara al ciudadano, no en la soledad de la oficina de un juez u ocultas entre las páginas de un expediente, sino en una audiencia oral y pública”, destacó el ante más de mil personas reunidas en el auditorio del Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe.



“Los santafesinos tendremos la posibilidad de ver cómo trabaja uno de los poderes esenciales del Estado. Esta es una manera de acercar la Justicia a la gente; la presencia de público significará un contralor informal a la actividad de funcionarios judiciales que hasta ahora no existía para ese sector del Estado”, agregó.



Luego, explicó: “Con la implementación de las audiencias orales estaremos desterrando el expediente al cajón de los recuerdos. Ese exponente del sistema escrito, en el que se condensa todo el proceso, no será más el elemento central del juicio ni mucho menos se esconderán decisiones trascendentes para la vida de la gente en una carpeta inaccesible para la mayoría de los ciudadanos”.



Asimismo, indicó: “Otro cambio trascendente que posibilitará el nuevo código es la participación de la víctima. Ya lo nombrábamos cuando hablábamos de los Centros de Asistencia Judicial y la posibilidad del querellante. Durante años el principal ofendido por el delito estuvo silenciado en Tribunales; el nuevo sistema pone en el centro de la escena a la víctima, que puede ser escuchada, argumentar sobre su opinión del hecho y ofrecer pruebas”.



“Nuestra provincia estará dotada de herramientas que permitan enfrentar el crimen con eficacia y sin vulnerar derechos, respetando los principios establecidos por la Constitución”, añadió.



Finalmente, remarcó: “El nuevo Código Procesal Penal por sí mismo no es suficiente, la letra es necesaria, es la ley, pero no es suficiente. Se requiere de todos y un esfuerzo cultural y educativo para transformar prácticas e ideologías, se necesita una nueva mirada del delito y del proceso, despojados de los vicios y prejuicios que caracterizaron las prácticas del sistema procesal durante años. Por lo tanto, el nuevo sistema debe ser manejado por funcionarios comprometidos con su comunidad, con operarios inteligentes y reflexivos para hacerlo rendir sus frutos”.



Luego, en declaraciones a la prensa, el ministro Lewis expresó que: “El principal desafío va a ser que la ciudadanía comprenda la manera en que se administra justicia, se acerque a los tribunales a hacer valer sus derechos, sean víctimas o imputados, y que el sistema refuerce su legitimidad con resoluciones”.



El ministro ratificó que “el nuevo sistema arranca en conjunto en toda la provincia y para todos los delitos. Ni bien se sancionó el código hubo una idea de implementarlo sólo por algunos delitos o por circunscripciones, incorporando una circunscripción cada dos años, lo que totalizaría 10 años de implementación. Nuestra decisión fue que arrancara con más gente, nuevos funcionarios, más instituciones y a pleno”.



Lewis también destacó que la puesta en marcha del nuevo sistema procesal penal “implica adecuar a Santa Fe con las exigencias del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y los principios de la Constitución Nacional, como ya lo han marcado algunos fallos de la Corte Suprema de la Nación y algunos informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.



Asimismo, valoró que esta reforma “es el fruto de acuerdos y consensos entre los distintos poderes del Estado; consensos que han sido difíciles de conseguir, con marchas y contramarchas, pero que finalmente se tradujeron en la unanimidad necesaria en las instituciones encargadas de montar este nuevo sistema”.



NUEVOS FUNCIONARIOS



Tras dar a conocer el decreto de puesta en vigencia de la nueva Justicia Penal, se designaron los 79 nuevos funcionarios del sistema. Se trata de fiscales y defensores que rindieron un concurso público previo y que ya cuentan con acuerdo de la Legislatura pues sus pliegos fueron aprobados en diferentes asambleas legislativas que se vienen llevando a cabo desde el 13 de septiembre de 2012.



Al respecto, el indicó: “Para ocupar cada uno de estos cargos hubo 583 postulantes, quienes rindieron un concurso público de oposición y antecedentes, transparente, donde participaron colegios de abogados y de magistrados, universidades, y el Poder Legislativo para la designación definitiva”.



En ese sentido, el ministro Lewis indicó: “Montamos dos instituciones enteramente nuevas -el Ministerio Público de la Acusación y y el Servicio Público Provincial de Defensa Penal-, generamos los procedimientos necesarios para tener más y nuevos funcionarios, que incluyen exámenes tomados por jurados externos, y que además deben pasar la aprobación parlamentaria. Todo esto le da una enorme legitimidad al nuevo sistema”.

Temas