Sábado 22 de Septiembre, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

24/02/2014

Provinciales | Salud | Fusión entre salud pública y privada

Héctor Dobanton fue trasplantado del Hígado

Foto ilustrativa Foto ilustrativa

Un hombre de 48 años, en lista de espera durante un año para recibir un hígado, fue trasplantado gracias al trabajo conjunto del Ministerio de Salud de la provincia y una clínica local privada.

El paciente, oriundo de San Cristóbal, no contaba con obra social, por lo que fue atendido en el sector público de salud. “Cuando se trata de un paciente sin cobertura social, la salud pública se hace cargo de todos los estudios pre-trasplante, para ver si está en condiciones de ser trasplantado, de los costos de la operación y del control pos-trasplante de por vida, que implica análisis y medicamentos”, comenzó explicando Martín Morejón, subdirector del Centro Único de Ablación e Implante de Órganos (Cudaio), dependiente del Ministerio de Salud de la provincia.

En este caso, como los hospitales públicos santafesinos no tienen la posibilidad de hacer un trasplante hepático, la provincia firmó un convenio con la Clínica de Nefrología, Urología y Enfermedades Cardiovasculares para concretar la intervención. “La evaluación pre-trasplante se realizó en el hospital Iturraspe y el seguimiento pos-trasplante lo lleva el Cullen. Lo único que se tercerizó fue el proceso de trasplante, pero la provincia asumió todos los costos”, detalló Morejón.

Desde la Clínica de Nefrología, el doctor Luis Gaite (hijo) destacó que “el segundo trasplante hepático en la ciudad fue posible gracias a un trabajo mancomunado de efectores públicos y privados y de muchas instituciones que acompañaron el proceso”. En este sentido, remarcó que se trató de “un gran trabajo de equipo de dos años de duración, en los que el paciente fue analizado y estuvo en lista de espera, hasta que se pudo concretar el trasplante”.

La cirugía se realizó el pasado 5 de febrero y duró seis horas. “El proceso comenzó con un llamado del Incucai informando que había un donante compatible con el paciente en lista de espera. Nos comunicamos con el paciente que es de San Cristóbal, así que tuvo que viajar a Santa Fe. Se lo controló, desde el punto de vista cardiológico y hepático, para ver que estuviera en condiciones de ser operado. Todo esto llevó unas 20 horas e involucró a más de 20 personas, entre médicos, cirujanos, enfermeros y encargados de la logística, entre otros”, detalló Gaite.

El paciente permaneció internado 10 días en la clínica privada y fue dado de alta la semana pasada. “Volvió a su ciudad y durante los próximos seis meses seguirá con los controles en la Clínica de Nefrología. Luego, continuará en el hospital Cullen”, agregó el médico.

Segundo trasplante

Éste se trató del segundo trasplante de hígado en la ciudad y demostró, una vez más, que es posible realizar cirugías de esta complejidad en Santa Fe. “Años atrás esto era impensable y le demandaba al paciente un gasto extra en movilidad, desarraigo, sostenimiento de la familia fuera de la ciudad, etc. Hoy, es posible realizar un trasplante hepático sin necesidad de viajar a Buenos Aires”, comparó Gaite.

Hasta el momento, esta intervención sólo se puede realizar en el ámbito privado. Aunque la provincia proyecta para este año poner en marcha su programa de Trasplante Hepático en el hospital Centenario de Rosario.

Un camino similar recorrieron los trasplantes renales en Santa Fe: durante años, la implantación de riñones se realizó en clínicas privadas, pero costeados por la provincia, en el caso de los pacientes sin cobertura social. Desde 2012, cuando se creó el Programa Provincial de Trasplantes Renales en el hospital Cullen, todo el proceso se realiza en el sector público. “Desde entonces, los trasplantes los hacemos en el Cullen. Además, la provincia tiene un seguimiento de 120 pacientes que fueron trasplantados en centros privados, a los que se les realizan los controles y se les provee la medicación”, indicó el subdirector del Cudaio.

El Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos (Cudaio) informó sobre un nuevo proceso de donación de órganos registrado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) de Rosario, a partir de un joven de 22 años fallecido en un accidente de tránsito.

El nuevo proceso, que benefició a cuatro personas, dos de ellas santafesinas, elevó a 11 el total de trasplantes concretado en la provincia en lo que va del año.

El proceso tuvo lugar en la Unidad de Terapia Intensiva del Heca, donde se realizó una ablación multiorgánica en la que se procuraron ambos riñones, el hígado y el corazón. Este último, se destinó a un hombre de 56 años de Buenos Aires; el hígado fue implantado en una paciente pediátrica de muy corta edad en el Hospital Garrahan, mientras que ambos implantes renales se hicieron en nuestra provincia.

De esta manera, cuatro pacientes de la lista de espera de Incucai pudieron recibir un trasplante que mejore o salve sus vidas.

En Argentina, hay 7.598 pacientes en lista de espera, de los cuales 523 son santafesinos. Sólo gracias a la solidaridad de los donantes y sus familias, estas personas pueden recibir un órgano que les permite salvar y mejorar su calidad vida. Por eso, desde el Cudaio insisten en la importancia de expresar su voluntad de donar, trámite sencillo que se puede realizar en el Registro Civil, al tramitar el nuevo Documento Nacional de Identidad (DNI), firmando un acta de expresión en la sede del Cudaio (en el ex hospital Italiano), por Internet a través de la página www.incucai.gov.ar o por teléfono llamando a la línea gratuita 0800 555 4628.


El dato

Los profesionales

De la cirugía participaron los doctores Pierini (padre e hijo), de la Clínica de Nefrología, y Juan Salceda y Diego Fernández, del Hospital Italiano de Buenos Aires. Se contó con el apoyo de este efector porteño, representado por Adrián Gadano y Eduardo de Santibañez, que en convenio con la clínica privada brindan el sustento institucional para desarrollar la Unidad de Hepatología y Trasplante Hepático en Santa Fe.


523 Santafesinos

Están en lista de espera aguardando un órgano, de los cuales 62 necesitan un trasplante de hígado.