Sbado 21 de Julio, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Poltica
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

18/03/2015

Regionales | Actualidad | El bullying no es solo cosa de las grandes urbes

Un grito de auxilio: "No quiero vivir más"

El bullying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, que ocurren sin motivación evidente. El bullying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, que ocurren sin motivación evidente.

No es un simple título, es un pedido de ayuda a su madre por parte de una niña de 12 años, que sufre de bullying. Este tipo de casos se dan cotidianamente en todos los lugares, pero los niños no se animan a hablar. Pasó en la región, y seguro también pasa en nuestra localidad.



Bullying es una palabra inglesa que significa intimidación. Desgraciadamente, esta palabra está de moda debido a los innumerables casos de persecución y de agresiones que se están detectando en las escuelas, colegios, entidades deportivas y, hasta en la calle.

El bullying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, que ocurren sin motivación evidente, adoptadas por uno o más estudiantes contra otro u otros. La persona que ejerce el bullying lo hace para imponer su poder sobre el otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones o vejaciones, y así tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso años. La víctima sufre callada en la mayoría de los casos. El maltrato intimidatorio le hace sentir dolor, angustia y miedo, hasta tal punto que, en algunos casos, puede llevarle a consecuencias devastadoras como el suicidio. Hasta hace un par de años, o meses, pensábamos que el Bullyng ocurría solo en las grandes ciudades, pero no es así, y si no fíjese la denuncia que hace esta madre de nuestra región (por cuestiones de preservar la identidad, y sobre todo el factor psicológico de la víctima, no damos a conocer el nombre de la mamá entrevistada).

«El tema empezó en el Jardín, ahora tiene 12 años, está terminando séptimo grado, es el último año, pero esto ya viene de años. Ella es una nena que tiene la autoestima baja porque siempre se le ha dicho cosas y, sin embargo, ella en la escuela es excelente. Es una nena que es 9 y 10, otra cosa no te trae (notas en la escuela). Ella siempre se está tratando de superar, yo digo que es como que quiere demostrarles a los demás que no es así», empezó contando la madre de la joven.

«Al principio era «fíjate cómo te vestís, no te pongas eso», pero era más llevándolo a, yo no tengo eso, vos no te lo pongas. Entonces ha llegado un punto en el jardín, que no se quería poner bermudas, porque le decían «negrita», le veían que tenia vellos, no se quería poner bermudas, no se quería poner que se le vean las medias, si las medias tenían un dibujito le pedían que se ponga otra, entonces ella se cambiaba o se ponía lisas, eso en el jardín. Después, ahora que se ponen más grandes, el tema es más grande, de decirle tu mamá tiene esto, tu papá tiene esto, tu mamá hace esto, tu papá hace aquello. Tu mamá trabaja de esto pero la mía es esto, entonces la atacan por el lado de la familia, la atacan por el lado de la escuela, la atacan por el lado de las amistades. Es una nena que está siempre sola, nunca nos contaba, es muy cerrada. Un día nos contó «mamá yo no tengo más libritos de cuento para llevar», ¿para qué querés llevar libros? Con 11 años no lee libros de cuento en el recreo, juegan. Yo no tengo con quien jugar entonces yo me llevo los libros y ahora me quede sin. Tenía un baúl lleno de libros de cuento, ella se llevaba todos los días uno para mantenerse ocupada en el recreo», confesó la entrevistada.

Pero hay más, y sino lea, «El año pasado la golpeaban, nunca nos contó, esto nos contó todo ahora. Un día un nene, que la molesta de siempre, la dio contra un banco, los llevaron a los dos a la dirección, la directora y las maestras quisieron hablar con ellos para ver qué estaba pasando. Como los dejó a los dos después de clases para charlarlo, en ese momento, el padre del nene, al ver que su hijo no salía del colegio, entró a la dirección y les ofreció golpes a las maestras. O sea, son nenes que también son víctimas, quizás en su casa reciben maltrato y la forma de defenderse es esa. Ahora ella es el punto, yo sé que existen problemas con otros nenes si son gordos o flacos pero con ella se les va la mano porque la empujan, la amenazan «te voy agarrar a la salida», no quiero hacer actividades fuera del horario escolar. Es una nena que siempre hizo actividades como el año pasado inglés, básquet y patín. A l único lugar que quiere ir ahora es a patín, porque es un grupo reducido de nenas, va gente con la que ella se siente bien. A básquet no quiere ir más porque la esperan a la salida, yo hablé con los profesores, me siento muy contenida con eso, las maestras nos escucharon, la directora nos escuchó, el profe de básquet nos escuchó, todos la están ayudando en ese tema pero es adentro de la clase, cuando ella sale no se siente segura, tiene miedo que le hagan algo».

«Ahora este año, no hace ni una semana que tienen clases y ya tenemos problemas de nuevo. Yo sé que existe una ley contra el bullying, después que hice una publicación (en la red social de Facebook) vinieron del Juzgado a ofrecer su ayuda si desde el colegio no había una ayuda, el juzgado sí. Me dijeron que si no venía que se resuelva ahí adentro, ellos iban a tomar cartas en el asunto», relató la joven madre y continuó; «yo sé que existe, me siento contenida por ese lado, ella está yendo al psicólogo para ser más fuerte porque es una nena que se siente atacada todo el tiempo, nos manifestó que no quería vivir más, para un padre, que tu hija con 12 años no le encuentre sentido a la vida, cuando no le puede hacer mal a nadie, que te diga «no quiero vivir más» es desesperante. Porque no podes ir a trabajar tranquila, no podes hacer tus actividades tranquila, porque, si ella se queda con 12 años una hora sola, vos estás pensando qué está haciendo».

Ante la pregunta de si ellos no notaban nada extraño en el comportamiento de la niña, nuestra entrevistada dijo que «nosotros veníamos viendo actitudes de las compañeras, no la invitaban a los cumpleaños, actitudes de parte de los padres que permitían eso. Si las nenas decían invitamos a todos menos a ella, los padres accedían. Me parece que ya viene de su casa, si vos permitís que tu hijo haga eso, cómo lo corregís después», relató con lágrimas en ojos la vecina de nuestro departamento y añadió; «nunca me lo hubiera imaginado, más como es ella, es una nena muy callada, es súper dulce. Ella ahora está depositando todo su cariño en un nuevo integrante de la familia. La atacan pero ella no contra ataca, ella se lo guarda, entonces ahora sí nos desespera porque ella diciéndonos esto, nos está pidiendo ayuda. Está haciendo terapia, está contenida por la familia, con los amigos de la familia, no con sus amigos porque es como que no encuentra el lugar todavía».

¿No se pensó cambiarla de colegio a algún lugar cerca, aquí es el único en la localidad, mandarla alguno regional?, preguntamos desde El Departamental, y la mamá respondió; «Si, pero es complicado. Con 12 años vos decís la tengo que sacar de su lugar, ¿con qué derecho? ¿Por qué nosotros tenemos que sacarla si ella es la agredida? También, es muy chica, es una nena. No me lo imagino. Lo tengo que analizar, porque el año que viene empieza el secundario. Siempre nos dijo que no quería estar acá, ella siempre te dice «yo me quiero ir a vivir a otro lado», no le gusta, no está cómoda. Siempre nos dice «cuando termine quiero ir a estudiar a otro lado». La verdad que acá tenemos un secundario muy bueno, yo terminé acá, nunca tuve problemas pero lo tengo que pensar porque si es para el bien de ella, lo tengo que pensar. Ella tiene que hacerse fuerte, es una nena muy débil», cerró esta madre, que junto a su hija, hacen un pedido de ayuda desesperado.