Viernes 26 de Mayo, de 2017
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

04/04/2017

San Cristóbal | Actualidad | análisis - La disputa por la calle

"Ni todos van en cuatro por cuatro a protestar, ni tampoco por la coca y el chori"

Una verdadera grieta social se está expresando en las calles del país y se hace palpable en términos sociales. Pero la democracia no está en riesgo. No lo estuvo durante la 125 en el 2009, cuando se realizaron cientos de piquetes en todo el país dirigidos por la mesa de enlace, durante casi 6 meses.

Se realizaron movilizaciones en apoyo al gobierno de Mauricio Macri en todo el país este sábado pasado. El año empezó agitado: 7 movilizaciones en marzo. La última, a diferencia de las seis anteriores, fue a favor del gobierno nacional. En CABA se estima que hubo 70 mil personas, en clave militante se podría decir que los seguidores de Cambiemos salieron a “ganar la calle”. El corte social de la concentración fue mayoritariamente de clase media alta, a diferencia de las movilizaciones realizadas en contra de las políticas económicas del Macrismo. La consigna de la convocatoria fue "En defensa de la democracia”. Esto se replicó en diferentes pueblos y ciudades del interior del país.

El ajuste llevado adelante en lo que va de este año y medio hizo retroceder a niveles por debajo de la línea de la pobreza a vastos sectores de la sociedad. Será por eso que las seis movilizaciones anteriores, que triplicaron los números de ésta última, estaban compuestas por los sectores asalariados y clase media baja y conducida por sus organizaciones sociales y gremiales.

Una verdadera grieta social se está expresando en las calles del país y se hace palpable en términos sociales. Pero la democracia no está en riesgo. No lo estuvo durante la 125 en el 2009, cuando se realizaron cientos de piquetes en todo el país dirigidos por la mesa de enlace, durante casi 6 meses. Esos grupos que mantenían cortado el tránsito hasta por 12 horas dejando en la ruta a la gente en una situación desesperante y a las ciudades desabastecidas. El gobierno de Cristina Kirchner lo calificó como maniobras desestabilizadoras. Tampoco peligra la democracia cuando los sectores populares salen a reclamar por la descomunal trasferencia de recursos que se producen desde sectores trabajadores y pymes a los grandes grupos económicos concentrados y a los negocios financieros.

Calificar de desestabilizadores a la gente que sale a reclamar por ajuste es como tapar el sol con las manos. Lo mismo pasa si queremos decir que la marcha del sábado no fue en favor del gobierno nacional. Un término equilibrado sería afirmar que La gente salió a manifestarse políticamente en este marzo caliente, unos a favor y otros en contra de Macri. En ninguno de los dos casos la democracia corría peligro, ni con la anterior administración, ni con esta. Es válido que los distintos sectores de la sociedad salgan a defender sus intereses, porque esto es una de los beneficios que logramos en 1983 cuando recuperamos nuestros derechos después los años nefastos de dictadura. En estas 7 marchas todos pudieron expresarse, convocarse y subir el tono de los cánticos sin ningún problema. Asustar con que esto es malo y lo otro bueno es equivocarse, todos tienen derecho a pelear por sus intereses y ni todos van en cuatro por cuatro a protestar, ni tampoco por la coca y el chori.