Miércoles 17 de Enero, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

03/03/2012

San Cristóbal | Informe especial | Por la médica veterinaria Sofía Reutemann

¿Sabes lo que es la Etología?

Comportamiento animal. Otro envío esclarecedor de Sofía Reutemann. Comportamiento animal. Otro envío esclarecedor de Sofía Reutemann.

La Etología es la ciencia que estudia el comportamiento animal, sus causas y sus funciones. Es una rama de la Biología que aborda el estudio de la conducta espontánea de los animales en su medio natural (natural o común), considerándolo como individuo íntegros y como integrante de una comunidad.

Las condiciones ambientales más habituales en los animales domésticos, son por supuesto, la domesticación. Pero la domesticación es más un proceso que un ambiente y lo que llamamos «ambiente natural» en los animales domesticados no es estrictamente natural: es resultado en parte de la conjunción de selección, adaptación y cría, en el cual el ser humano desempeñó un rol fundamental.

Entendemos por comportamiento el modo en el que el animal media dinámicamente con su medio ambiente, tanto animado como inanimado, afectándolo y lo que nosotros podemos percibir de las reacciones del animal. El comportamiento animal cambia a medida que lo hace su medio ambiente inmediato. Comportamiento es, por lo tanto, la expresión de los cambios que se producen tanto dentro como alrededor del animal, en respuesta a ambientes externos e internos, eventos o procesos.

Estas reacciones, en ocasiones poco obvias, se manifiestan normalmente en forma de movimiento o cese de actividad de todo el cuerpo o parte de él, como respuestas simples. Pero también nos encontramos muchas actividades complejas tales como la migración de los pájaros a lo largo del mundo, por ejemplo. Por lo tanto utilizamos el término «comportamiento» para ambos extremos de complejidad de las actividades. El comportamiento puede involucrar la respuesta de un solo individuo reaccionando a un estímulo o cambio fisiológico, pero también puede referirse a dos individuos respondiendo uno a las acciones del otro. También hablamos de comportamiento cuando los animales de un rebaño o de un grupo social se coordinan en sus actividades o compiten entre ellos por los recursos.

Los animales manifiestan unos repertorios básicos y singulares de formas de comportamiento (aprendido o no) que se conocen como patrones de conducta. A la Etología le interesan especialmente las conductas complejas, sobre todo aquellas que presentan un patrón estable entre los miembros de la misma especie (las pautas de acción fija o patrones fijos de conducta) y aquellas que de un modo u otro puedan influir en el éxito reproductivo.

Los llamados problemas del comportamiento de los animales de compañía están adquiriendo una importancia creciente en la práctica veterinaria. El término «problema de comportamiento» es muy amplio y es aplicable a cualquier pauta de conducta de un animal doméstico que resulte peligrosa o simplemente molesta. En muchos casos, los problemas de comportamiento son consecuencia de pautas de comportamiento normales, propias de la especie en cuestión. Este es el caso, por ejemplo, del marcaje territorial con orina del gato o de las principales formas de agresividad del perro. Es importante, pues, que el veterinario esté familiarizado con la conducta normal de las principales especies domésticas. En otras ocasiones, sin embargo, los problemas de comportamiento son el reflejo de una alteración orgánica. En consecuencia, el protocolo del diagnóstico para un problema del comportamiento debe incluir en todos los casos, la posibilidad de que la conducta del animal esté causada por una enfermedad. Esto significa, entre otras cosas, que la solución a los problemas de comportamiento es responsabilidad del veterinario. El hecho de que algunos de dichos problemas requieran en ocasiones tratamiento farmacológico constituye un argumento adicional a favor de la responsabilidad del veterinario en esta área.

Los problemas de comportamiento más frecuentes varían en función de la especie. En el perro, los problemas más comunes son los relacionados con la agresividad, seguidos por los problemas de eliminación inadecuada y las conductas destructivas. En el caso del gato, los problemas más frecuentes son la eliminación inadecuada, encontrándose en segundo lugar los de agresividad. En algunos países los problemas de comportamiento constituyen una de las principales causas de eutanasia de perros y gatos. Además en el caso concreto de la agresividad dirigida hacia personas, el problema tiene una clara implicación social y sanitaria. Tanto la alimentación como la cría de animales domésticos se benefician del conocimiento y de los principios relativos al comportamiento. Además, parte de las preguntas que los propietarios formulan a los veterinarios se relacionan con el comportamiento de sus animales.

Déjanos tu comentario en Facebook, búscanos como «Centro Veterinario Aguaribay». Hasta la próxima entrega.