Martes 16 de Enero, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

12/02/2014

San Cristóbal | Salud | Gonzalo Ibáñez:

“En cuatro meses lo que era un Proyecto teórico se está volviendo un proyecto tangible”

El Hospital continúa su arduo trabajo en busca de la Unidad de Reanimación, por eso, por intermedio de un grupo de trabajo comandado por el Dr. Ibáñez, se logró realizar un inventario de medicamentos que permitió bajar gastos y contar con la misma medicación que en una unidad Coronaria de alta complejidad.

A fines del 2013, un grupo de alumnos del Colegio Nacional, en conjunto con integrantes del Hospital de la ciudad, comenzaron a soñar con que san Cristóbal tenga una Unidad de Reanimación, una sala que cuente con cuidados intensivos. De manera sigilosa fueron creando un Proyecto, plan que desde los primeros días del 2014 fue tomando forma y color, algo que para algunos era, y sigue siendo, una utopía, para otros se va plasmando en realidad. Por eso, El Departamental se acercó a dialogar con el Dr. Gonzalo Ibáñez y las enfermeras Carla Pirez, Andrea Werro y Romina Ocampo, uno de los grupos de trabajo que tomó la posta haciendo un trabajo simple, a primer a vista, pero muy importante. “Lo que estamos haciendo es llevar a la práctica ese proyecto de Ley que trabajamos junto a los alumnos del Colegio Nacional, ¿de qué manera?, formando equipos de trabajos en cada uno de los servicios, junto con la contadora del hospital Gisela Moscato. Puntualmente, para dar un ejemplo práctico de lo importante que es esto, estamos mostrando uno de los equipos de trabajo y viendo el paso que tiene; en esta ocasión estamos administrando recursos, y además, avanzando en equipamiento, no solo son los monitores, sino lo que puntualmente se hizo acá, con un grupo de enfermeros, es un inventario de medicamentos. Antes no sabíamos bien que era lo que había y lo que faltaba, ahora está organizado y dividido de acuerdo a los pacientes”, comenzó contando Gonzalo Ibáñez, uno de los creadores de esta iniciativa.

“En san Cristóbal tenemos un montón de consultorios que no pueden resolver las urgencias, entonces todos esos consultorios derivan en el Hospital. Si bien hacen un montón de prácticas, cuando el paciente tiene una urgencia, puntualmente desde cardiología, estamos haciendo autogestión para que esto esté a disposición de todos los médicos, para todos los pacientes, entonces hoy, como noticia importante, a partir de este trabajo, el hospital cuenta con la misma medicación en la Sala de Guardia y en la Unidad de Reanimación que en una unidad Coronaria de alta complejidad, llámese Cullen por ejemplo. Este dato es muy importante porque permite resolver, de acuerdo a las últimas normas internacionales, cuadros coronarios agudos, urgencias, infartos, etc, y además eso lo estamos acompañando con clases o talleres de capacitación para médicos o enfermeros”, expresaba satisfecho el Dr. Ibáñez quién además indició que “el padrino de este proyecto es el Dr. Carrizo, subjefe de la terapia intensiva del Hospital Cullen, por eso hemos logrado que personal de enfermería pueda rotar y haga pasantías en dicho nosocomio, lo que también es importante porque de nada serviría contar con los elementos necesarios pero no con el personal adecuado, por eso se van a capacitar, lo que les permite empezar a recorrer un camino hasta llegar a la Unidad de Reanimación.


Esto nos permite poner en práctica el primer protocolo de Trabajo que damos como ejemplo en el proyecto que se elaboró junto a las alumnas del Colegio Nacional”.

Consultado sobre qué beneficios otorga tener un inventario de medicamentos, Ibáñez respondió que “por sobre todas las cosas, a mí como cardiólogo me permite ofrecer el mismo tratamiento que en una Unidad Coronaria en Santa Fe. Acá no es solo tener el medicamento, lo importante es tener el grupo de personas responsables de controlar en el tiempo el stock permanente de esos medicamentos, eso es lo más importante, no solo la medicación”.

Carla Pirez, una de las enfermeras que integra el grupo de trabajo, contó que “antiguamente no teníamos nada. Se armó este grupo nuevo y decidimos encarar este proyecto. Antes estaba la medicación pero no estaba organizada, por eso, con este proyecto, pudimos hacer un inventario y ver qué es lo que hay y lo que no”.

“Lo que más nos gusta es saber que vamos a poder ir a hacer la capacitación a otros lugares donde hay más tecnología, donde lo que estudiamos lo podemos poner en práctica, por eso la idea es ir avanzando de a poco”, decía con tono feliz Carla Pirez.

Otro de los puntos sobresalientes que ha generado este inventario es que, por intermedio de él, se logró una reducción importante de gastos, bajando costos de todo tipo. “Quiero destacar el tema de los gastos. Al trabajar de manera interdisciplinaria con nuestra contadora, Gisela Moscato, cuando iniciamos la organización del inventario, pudimos avanzar en el tema y reducir en un 50% los gastos de medicamentos y descartables, pero para ello necesitábamos la colaboración de los enfermeros, de personal de farmacia, médicos”, aunque el Dr. Ibáñez también reconoció que “esto se hace cada vez más cuesta arriba por el aumento constante de la medicación”.

En el cierre de la entrevista, el Gonzalo Ibáñez marcó lo que está por venir. “Lo pendiente es apuntar al equipamiento que acompaña la llegada del respirador. Este paso ya está en marcha, pero la gente debe saber que lo que hicimos acá fue ordenar funcionalmente los elementos que se necesitan para el paciente con insuficiencia respiratoria aguda, y el uso en forma creciente de una bigotera con administración de oxígeno, hasta el respirador en el modo de ventilación no invasiva. De esto va a estar a cargo un equipo de trabajo que estará a cargo del proyecto., pero el respirador es el segundo punto que sigue en este proyecto para la Unidad de Reanimación, por eso aspiramos a tenerlo para mayo o junio”.