Miércoles 17 de Enero, de 2018
  1. Todo
  2. Deportes
  3. Política
  4. Actualidad
  5. Policiales
  6. Mas Secciones
  7. Noticias de tu ciudad
  1. Carnavales
  2. Cultura
  3. Economía
  4. Educación
  5. Empresariales
  6. Espectáculos
  7. Gremiales
  8. Informe especial
  9. Judiciales
  10. Legislativas
  11. Obras Públicas
  12. Producción
  13. Pueblo a Pueblo
  14. Salud
  15. Servicios Públicos
  16. Sociales
  17. Sociedad
  18. Turismo

14/12/2012

Vera | Producción | Con la asistencia de 200 productores y expertos

Se realizó la 1° jornada de producción caprina en Las Gamas

Fascendini en un momento de sus palabras en el cierre de la jornada.  Fascendini en un momento de sus palabras en el cierre de la jornada.

Con la presencia del ministro de la Producción, , el miércoles se realizó la “I Jornada de producción caprina de la provincia”, en las instalaciones del Centro Operativo Experimental Las Gamas, próximo a la localidad de Vera.

De la actividad participó, además, el secretario del Sistema pecuario, alimentos y Biocombustibles, Luis Contigiani; el director del Centro Operativo, Pablo Zancada, y alrededor de 200 productores caprinos santafesinos bajo la coordinación del especialista e integrante del programa Carnes Santafesinas, José María Perren.


“En este Centro Operativo Experimental de Las Gamas, nos hemos propuesto trabajar bajo un modelo de gestión que tiene que ver con la integración pública–pública y pública–privada. Tanto a nivel vertical como horizontal”, manifestó el ministro.


“Por eso –continuó– hemos logrado trabajar en forma conjunta con la Universidad Nacional del Litoral, el Inta y la sociedad civil para alcanzar el objetivo de llegar de la mejor manera, con las mejores prácticas, para la transferencia de tecnologías. Es decir, para que realmente estemos al servicio de los productores”, destacó Fascendini, en el cierre de la actividad.


El programa “Carnes Santafesinas”, anteriormente, estaba dedicado solamente a la carne bovina y en la actualidad comprende las porcina, ovina y caprina.


“Estamos orgullosos de haber organizado esta jornada, teniendo en cuenta que vamos a poner a disposición todo nuestro esfuerzo y las herramientas del Estado para que los productores puedan desarrollar esta actividad, no de forma artesanal o para la subsistencia, sino como un verdadero sistema de producción”, expresó el ministro.


“En este sentido –acotó– el Antonio firmó el decreto reglamentario de la Ley Caprina Nacional, por lo tanto esta ley está totalmente operativa dentro del territorio provincial, para que esta actividad siga creciendo día a día, ya que estamos muy interesados en que así sea”, concluyó


CONFERENCIAS


En tanto, en el acto de apertura hablaron Zancada; el director regional Santa Fe del Inta, José Luis Spontón, y el presidente del Concejo Deliberante de Vera, Cristian Chantiri. Cada uno de ellos destacó la necesidad de “darle impulso a la actividad caprina a nivel provincial, trabajando mancomunadamente entre todos los actores de esta importante cadena productiva”.


A continuación, se dio paso a cuatro disertaciones de especialistas en la materia.


En primer lugar, dio una charla Adrián Salinas, de la Facultad de nomía y industrias de la Universidad Nacional de Santiago del Estero e integrante del Inta (Instituto Nacional de Tecnología pecuaria), expuso sobre “Integración vertical en cadena de carne caprina”.


Después, lo hicieron Eduardo Macario, de la localidad de Malargüe, Mendoza, disertó sobre “Experiencias Asociativas en Malargüe”; Patricio Dayenoff, del Inta Rama Caída y de la Universidad de Maza, provincia de Mendoza, sobre “Alternativas cárnicas: Capón de cabrito y cabras de Rechazo” y por último, Adela González, a cargo de la Cooperativa “El Carrizalito”, también de la localidad de Malargüe, comentó su experiencia con productores en relación al “Asociativismo, comercialización y participación en la Unidad Ejecutora Provincial Caprina”.


LA VOZ DE LOS DISERTANTES


>> Adrián Salinas: “Históricamente los técnicos teníamos una visión productivista a la hora de asistir a los productores, pero con el tiempo nos fuimos dando cuenta que debíamos enfocarnos también sobre la comercialización de la producción”.


“En un alto grado, la faena del caprino se realiza de forma clandestina por culpa de la escasa transparencia del mercado. En este contexto, quienes se dedican a esta actividad, deben contar con la información necesaria para no resultar perjudicados”, dijo el representante de la Facultad de nomía e Industrias de la Universidad Nacional de Santiago del Estero e integrante del Inta.


“Para ello –expresó– debemos estudiar todas las cadenas de comercialización y generar alternativas para mejorar el precio que recibe el productor, y una de ellas, es la integración vertical de la cadena juntamente con una integración horizontal a nivel de los productores, con la finalidad de manejar un mayor volumen”.


“En definitiva, debemos alcanzar más producción, de mejor calidad y con continuidad de oferta. Por este motivo, el Programa de Carnes Santafesinas es fundamental, para capacitar productores y para que no exista una comercialización informal y poco transparente”, dijo Salinas.


>> Eduardo Macario: “Malargüe es la principal región de producción de cabras en el país, sin embargo, los productores no consideran su actividad como si fueran una empresa. Lo hacen por tradición, o porque no tienen otra alternativa, y con un marcado individualismo que se acentúa debido al aislamiento geográfico que hay entre ellos”, describió.


“Esto genera condiciones para que tengamos un grave problema de falta de rentabilidad y de oportunidades de desarrollo. Lo que hemos hecho nosotros desde hace años, es tratar de fomentar el asociativismo en la región, y para que tenga éxito este sistema, debemos lograr que los productores estén firmemente comprometidos en un proyecto común”, expresó el representante mendocino.


“Estamos convencidos –dijo– que el asociativismo contribuye al desarrollo individual y colectivo, y que éste se debe dar también a nivel institucional, entre gobiernos nacional, provincial, municipal y las organizaciones del sector. El objetivo debe ser el de potenciar los recursos técnicos con los que contamos, poder acceder a tecnologías que se adapten a nuestras necesidades y optimizar las condiciones de negociación para alcanzar precios razonables. Todo esto lo hacemos porque tenemos que ser capaces de revertir la situación de despoblamiento del campo que estamos atravesando, pero sabemos que este cambio cultural es un largo proceso”.


>> Patricio Dayenoff: “En nuestro país, según estadísticas oficiales, existen 4,5 millones de caprinos. De ellos, el 70 por ciento son hembras reproductoras con un 75 por ciento de nivel de parición y con una prolificidad de 1,8 millones de caprinos al año. Sin embargo, vemos que solamente van a faena 153 mil cabritos por año. Es decir, de lo producido al año, más de 1,5 millones de cabritos son parte del remanente de venta. Nuestro trabajo está puesto en función de intentar aprovechar ese remanente”.


El especialista del Inta Rama Caída y de la Universidad de Maza, provincia de Mendoza, manifestó que se debe “explotar mucho más el trabajo con el «capón» de cabrito y con las cabras de rechazo. Entre los capones que mueren y las cabras que no se venden, el sistema pierde alrededor de 194 millones de pesos anuales, mientras que si se los utilizara correctamente, se obtendría una ganancia de 664 millones de pesos por encima de lo que se obtiene actualmente”.


“Una vez más, es preciso indicar que si hacemos las cosas bien en materia de producción caprina, estaremos generando las condiciones propicias para que los jóvenes puedan permanecer en el campo y desarrollarse en su lugar de origen”, evaluó.


>> Adela González: “En nuestra zona, vemos que ninguno de los hijos de productores que emigraron del campo, ha vuelto a reinvertir en la actividad caprina. Nadie se queda en el campo por decisión propia ya que las injusticias que debemos soportar a diario, son muy grandes. En este escenario, un grupo de veintisiete productores hemos decidido ponernos al frente de una cooperativa con el objetivo principal de dar valor agregado a nuestra producción y comercializar todo lo que se produce en el campo”.


En ese marco, titular de la Cooperativa “El Carrizalito” de Malargüe indicó que “no ha sido fácil el camino que emprendimos porque los obstáculos son enormes, pero poco a poco, con tesón e insistencia, haciendo valer nuestra condición de productores genuinos, hemos ido consiguiendo grandes conquistas a través de los años”.


“Cualquier proyecto de asociativismo de productores caprinos debe tener en cuenta la realidad rural en que se desarrolla, y es primordial conformar un buen equipo de trabajo, definiendo los roles que ocupará cada integrante dentro de la cooperativa, por sus capacidades naturales. Esa es una de las claves del éxito, la otra es la confianza y el trabajo incansable”, acotó.


Por último, González valoró que “el rol del Estado es muy importante, y los productores debemos ser capaces de marcar cuáles son las cosas que pretendemos de él. Debemos analizar y trabajar articuladamente. Como conclusión, puedo afirmar que cuando los productores están convencidos de generar un cambio, pueden hacerlo si trabajan de forma conjunta y asociativa, impulsando los cambios que serán beneficiosos para toda la comunidad”.