Sergio Rodríguez: "Si no hay una solución las plantas seguirán suspendiendo personal y en algunos casos comenzarán los despidos”

Actualidad 03 de septiembre de 2021 Por Ivana Litvak
El Presidente de CAFRISA sostiene que el problema no es el precio, sino el peso que experimenta una devaluación constante.
reunion
Reunión de las camaras de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos

Con la noticia que se prorrogó la exportación por 60 días la preocupación entre las cámaras que agrupan a los frigoríficos del país creció aún más.

Recordemos que, el gobierno nacional, mantiene suspendidas las exportaciones desde el mes mayo y luego parcialmente reabiertas bajo un sistema de cupos con el fin de moderar los precios del mercado interno.

 

Sergio Rodríguez, gerente de Fusa y Presidente de CAFRISA, cámara que nuclea los frigoríficos santafesinos comentó que “no nos sorprendió la medida, porque no habíamos tenido ninguna información previa, hay mucha incertidumbre con lo que va a pasar al momento que se venció el plazo”.

Entre las acciones que se pusieron en práctica para tratar de revertir la situación, Rodríguez recordó que “nosotros presentamos documentación que acreditaba detalladamente las consecuencias que trae el cierre de la exportación y todo lo que ha afectado a las pequeñas plantas exportadoras que exportan únicamente a China y al reducirles al 50% se encuentran con un problema muy serio. Sobra gente para trabajar, no pueden cumplir con los compromisos bancarios y están las otras plantas frigoríficas que hicieron su habilitación correspondiente y le habilitaron solo el 50% pero no habían empezado a exportar, entonces el 50% de cero es cero y esas plantas tomaron compromisos bancarios con créditos que hoy no pueden cumplir. Esta decisión termina afectado a todos los sectores y a todo el país”.

 

Recordemos que no todas las plantas que funcionan cuentan con la habilitación para exportar, para ello se necesita una inversión previa de infraestructura y de personal. “Las plantas que son de consumo no cuentan con la habilitación para exportar. Las que están habilitadas tienen muchas exigencias, implementar salas cuyo mobiliario es de acero inoxidable y eso es todo valor dólar, las inversiones que se hacen para poder entrar en la exportación son muy grandes y hoy hay muchas plantas que se encuentran con el problema que no están exportando, pero tienen que cumplir con los compromisos bancarios. El agravante también es que les queda el sobrante de los cortes que están excluidos para exportación y que son cortes que no se consumen en el mercado interno de la vaca conserva que también termina siendo un problema” indicó.

 

 

Rodríguez también detalló que la medida impacta directamente en el sueldo mensual del empleado. “Esto afecta al empleado porque deja de cobrar su ganancia horaria, de 200 horas está cobrando 140, en algunos lugares les han dado licencia, en otros han suspendido personal y perdieron también premios por productividad, termina todo el sector perjudicado y el país deja de recibir dólares”.

 Rodríguez es un hombre que lleva años comprometido con la industria de la carne. Conoce y evalúa de acuerdo a lo sucedido los resultados. “Quiero ser positivo. Me gusta el diálogo, seguir intentando con el diálogo. Las manifestaciones o paros no nos conducen a nada, está comprobado que las medidas de fuerza que se han tomado no han dado resultado. Hay que seguir insistiendo, hay que seguir sentándose en la mesa y evaluar la posibilidad de que todas las plantas puedan tener la exportación y puedan trabajar libremente. Toda la cadena está afectada, el productor, el transportista, el carnicero, las empresas que fabrican maquinarias para este sector, en realidad es mucho lo que termina golpeando con este cierre”.

 En este contexto, en el día de ayer, FIFRA, convocó a una reunión entre las cámaras de CICER (Entre Ríos), AFIC (Córdoba) y CAFRISA (Santa Fe) en San Francisco, para evaluar cuales son los pasos a seguir.

Paralelamente le solicitaron una audiencia al Ministro de Desarrollo Productivo y de Agricultura Matías Kulfas, “tenemos que lograr que entiendan que aquí perdemos todos, no hay ninguna solución con la exportación cerrada. Está comprobado que el precio no ha bajado, se ha estabilizado, pero no descendió. El problema real de la Argentina es el peso, no el precio. El peso argentino esta devaluado. En el 2017 con $1.000 comprabas 8 kg de carne, hoy compras 1kg y medio, el mismo con $1000 cargabas 40 litros de nafta, hoy cargas 10 litros. El problema no es el precio, el problema es el peso que pierde valor. Si no hay una solución urgente para que se habiliten las exportaciones tendremos plantas que empezarán a tomar más medidas de suspensión de sus empleados y puede llegar a aparecer despidos. Lo hemos vivido en el 2001, cuando quedaron 15.000 empleados sin trabajo. Espero que la historia no se repita” pronosticó.

 

 

 

 

 

Te puede interesar