Reciclar y cuidar el medio ambiente

Actualidad 11 de septiembre de 2021 Por Ivana Litvak
La escuela Fray Justo Santa María de Oro, ubicada en el Barrio San José, llevó adelante una actividad junto a “Tato” Martinuzzi. Reciclar y obtener diferentes objetos es el fin.
WhatsApp Image 2021-09-08 at 14.57.42

El viernes pasado los directivos, docentes y alumnos esperaban con mucha ansiedad a “Tato” Martinuzzi quien llegó para mostrarles a todos los alumnos la importancia de no arrojar los residuos, sino que deben guardarlos y luego reciclarlos.

 

La Directora de la escuela Fray Justo Santa María de Oro, Liliana Gerbasoni y la docente Daiana Outeyral contaron que “el proyecto lo está haciendo 2do grado, pero participó toda la escuela. Martinuzzi vino a mostrarles a los alumnos toda la parte de reciclado. Se pueden armar macetas, porta llaveros y lo más importante es ladrillos para construir casas”

La actividad comenzó hace unos meses y los alumnos y sus familias se sumaron rápidamente.

“Ya están haciendo compost con la basura orgánica y la basura inorgánica empezaron a hacer el eco ladrillo y los traen a la escuela. Todos los desechos del quiosco, papeles de golosinas, los alumnos los juntan y lo colocan dentro de la botella” detalló la docente de 2do grado.

En tanto, la Directora Liliana Gerbasoni indicó que “La idea no es que quede algo en la escuela, sino que el objetivo es que lo hagan en sus propias casas. Queremos que los alumnos tomen conciencia que tirar plásticos no es bueno para la naturaleza. Queremos crear hábitos La idea de la docente fue muy buena por eso la extendimos al resto de los grados”.

 

Por su parte, “Tato” Martinuzzi indicó que “la idea es reciclar plástico en San Cristóbal, que hay mucho tirado y no se está haciendo nada. Los fines de semana, que es cuando dispongo de tiempo, salgo a buscar plásticos. Aspiro a conseguir una máquina para procesar más cantidad de kg. Hay algunos lugares como la cantina de Laguna La Verde que recolecta todo lo que es plástico y hay mucha gente que junta y me llama. Se pide que sea plástico limpio y seco porque si tienen residuos de comida contamina al resto del plástico que se procesa. Claro que se puede lavar, pero ahora no contamos con eso”.

Martinuzzi aspira a que su proyecto crezca “la ganancia que tengo hasta el momento es poco y nada, pero las ganas las tengo y voy a seguir. La idea es potenciar, algún día llegaremos a algo en San Cristóbal. Las maquinarias que se necesita no son muy caras, pero mi presupuesto no da para comprarla. La más costosa es que la procesa las bolsas plásticas. Por ahora no cuento con el espacio físico, me estoy construyendo mi casa y en una de las habitaciones esta todo esto. Si Dios quiere la iré terminando de a poco y me quedaré sin lugar”.

 

 

 

 

Te puede interesar