Azul Peruchini al Mundial de Patín Artístico

Actualidad 24 de agosto de 2021 Por Noelí Rojas
La joven sancristobalense integra el equipo "Noa Team" y junto a sus compañeras clasificaron al mundial que se realizará en Paraguay en el mes de septiembre.  
20210824_130829

Los años de sacrificio y esfuerzo tuvieron sus frutos y Azul que desde muy pequeña soñó con participar en un mundial lo podrá concretar junto a nueve chicas más, todas de distintas localidades que se concentran cada fin de semana en el Club Argentino de San Carlos para entrenar con su Profesor Alfredo Wiedmer, quien las conoce deade niñas y es un gran sostén para ellas. 
El pase al mundial se logró tras una competencia que se llevó a cabo en Villa María, los tres mejores equipos clasificaban y Noa Team fue uno de ellos, lo que genera una alegría inmensa y una gran satisfacción para cada una de las patinadoras y para sus familias que las acompañan en este camino.
Azul Peruchini, la representante de la ciudad de San Cristóbal, tiene 17 años, cursa cuarto año del nivel secundario, descubrió el patín a los 6 años y hoy es su motor, lo que ama hacer.
Con gran simpatía la joven brindó una entrevista a El Departamental, en donde contó acerca de esta increíble experiencia y lo que significa para ella después de tantos años de entrenamiento y dedicación. 
Azul patina en el grupo Show Internacional Senior, hace dos años que empezó con este proyecto en la localidad de San Carlos Centro, provincia de Santa Fe, con el equipo Noa y son diez las chicas que lo integran de distintos lugares de la provincia como San Carlos, Aldao, Esperanza, Coronda y Larrechea. 
Para entrenar se reúnen todos los viernes y sábado en el Club Argentino, porque es el único momento en que se pueden encontrar y al ser competencia en grupo necesitan estar todas juntas. Por eso, Azul viaja todos los viernes junto a su mamá y tiene el apoyo incondicional de su familia para poder perseguir su sueño. 
Hace dos años fue Alfredo Wiedmer quien la convocó, su entrenador desde que era una niña con 7 años, y después de diez años ya tienen su lugar en el mundial que se realizará en Asunción-Paraguay desde el 29 de septiembre al 12 de octubre. 
“El entrenador del equipo fue como mi mentor, empezó dando en San Cristóbal y yo lo conocí, él es de Rosario por eso dejo de venir y yo dejé de entrenar con él pero se mantuvo en la zona norte y siempre que podía seguir lo seguía. Anteriormente entrenaba en Aldao, después por temas personales y porque era muy costoso el viaje y una sacrificio de toda mi familia tuve que dejar, pero después me volvió a llamar y fue como la sensación más linda del mundo porque realmente lo amo y es uno más de mi familia y de la familia de todas mis compañeras por eso estoy en ese equipo”, relató Azul.
Por la pandemia todo se tornó más complejo como sucedió en cada deporte y disciplina pero Azul no sufrió lo sufrió, siguió entrenando todos los días y en contacto permanente con sus compañeros y con su entrenador, por supuesto con muchas ganas de volver y reencontrarse.
“Con la pandemia fue un poco raro, tuvimos un zonal una semana atrás y ya de repente el evaluativo para el mundial. El trabajo de dos años se demostraba en ese torneo y era a todo o nada, si te iba mal quedabas afuera y si te iba bien quedabas adentro, éramos seis equipos compitiendo, entraban los tres primeros y clasificamos gracias a todo el sacrificio”, relató Azul y continuó diciendo que “era el sueño de todas desde que teníamos seis años, ahora se nos cumplió, con muchas de las chicas ya patiné anteriormente y las conozco, son mis amigas y que se nos haya cumplido el sueño juntas con nuestro entrenador fue súper lindo, es el complemento perfecto”.
Esto se logra con constancia, sacrificio, motivación, dejando muchas cosas de lado y siendo tan joven, en plena adolescencia la bella Azul tiene muy claro lo que quiere y eso es admirable, además de la fuerza que le pone cuenta con el apoyo de su familia para viajar, entrenar, para costear todo lo que es vestuario y sus elementos y también de sus amigas para no descuidar la escuela. 
“Desde los seis años patino, no me imagino mi vida sin patín. Es mucho sacrificio, dejar muchas cosas de lado pero yo lo elijo una y mil veces más porque es lo que realmente me hace feliz. Sin el apoyo más que nada de mis padres yo no hubiera llegado a donde llegué porque ellos fueron los que me bancaron económicamente y los que me llevaron cada fin de semana a entrenar. Es difícil pero una vez que empezas ya no querés dejar más”.

Noelí Rojas

Periodista y Redactora Periódico El Departamental

Te puede interesar