La libertad de poder elegir y decidir: las historias de vida de Lifer y Rocio

Sociedad 29 de junio de 2021 Por Noelí Rojas
En el marco por el Día Internacional del Orgullo, que se celebra incluso durante todo el mes de junio, conocemos historias de vida y de lucha de dos personas que pertenecen al colectivo LGBTIQ+ y que merecen ser visibles.
multimedia.normal.85f948da468c9961.32303231303632395f3230303235385f6e6f726d616c2e6a7067

Con motivo de conmemorar esta fecha tan importante y que tomó tanta relevancia en los últimos años, realizamos una entrevista con Lifer, quien tiene 17 años, es de San Guillermo y es una persona no binaria y bisexual. Quien también nos contó sobre su historia fue Rocio Gili, una mujer lesbiana de 22 años, también oriunda de la localidad.

En sus valiosos relatos se destacan palabras como identidad, diversidad, derechos, respeto, orgullo, tabú, prejuicios, discriminación, entre muchos otras que hacen a la historia de Lifer y a las de muchas personas que se verán reflejadas.

A continuación la entrevista con Lifer:

¿A qué se debe la elección de la fecha 28 de junio?

Todo comenzó en 1969 en Estados Unidos, específicamente en Nueva York, en el bar Stonewall que era uno de los tantos lugares exclusivos para la comunidad LGBT, personas de la comunidad afroamericana, personas trans y eran muy comunes las redadas policiales en las que si encontraban que te vestías con más de tres prendas que no eran coincidentes con la identidad de género que te habían asignado al nacer, por ejemplo hombres o mujeres trans usando polleras o usando maquillaje te podían llevar a la cárcel en la que muchas de las personas del colectivo eran asesinadas, violadas o violentadas de forma psicológica, verbal o física.

¿Qué sucedió ese día en especial?

El 28 de junio de ese año ocurrió una redada en ese bar y las personas que estaban allí empezaron a resistirse y no aceptaron que la policía se llevara a sus compañeras y compañeres como hacían normalmente, se opusieron a la policía, empezó una batalla campal en el lugar, se unieron personas que venían de afuera y vieron la situación y fue un lio tremendo. Al otro día hicieron una marcha para pedir por los derechos de las personas, que este tipo de cosas dejaran de suceder y a partir de eso todos los 28 de junio se hacía una marcha en conmemoración para recordar los disturbios en Stonewall que fueron una parte muy importante en la historia del colectivo.

Particularmente en Argentina el orgullo no sólo se festeja un junio sino que tenemos nuestro propio mes del orgullo en noviembre, ya que en 1967, dos años antes de ese disturbio, se formó el primer grupo de defensa de los derechos, en ese momento homosexuales, pero más delante de las personas LGBT en general con un grupo llamado “Nuestro Mundo”. 

¿Cuál es tu historia personal?

Mi camino personal para poder nombrarme como persona no binaria y bisexual es un camino bastante largo, empecé a dudar de mi identidad a los 14 años pero empecé a dudar de mi orientación sexual a los 12, entonces hace años que vengo dudando, informándome, tratando de encontrar respuestas. Hoy con 17 años puedo decir de forma orgullosa y segura que soy una persona no binaria, soy bisexual y que por más que el camino para llegar a ser quien soy haya sido complicado y largo estoy muy feliz de hoy poder ser quien soy de forma abierta y poder nombrarme como Lifer. 

¿Fue difícil elegir ese camino?

Para mí fue el mejor camino que pude haber tomado y soy muy consciente de que pensarte como una persona no heterosexual puede ser muy complicado, incluso muy chocante para algunos, pero lo mejor es aceptarse, rodearse de personas de mente abierta que sabes que te van apoyar y espero que todas las personas que están ahí tal vez están dudando de su identidad o de su orientación sexual puedan encontrar las respuestas que necesiten y las respuestas que están buscando y que no se preocupen que por suerte el colectivo va teniendo más derechos, está siendo visibilizado y la situación para nosotros a nivel país y a nivel mundial está mejorando poco a poco. Sé que en un futuro este no va a ser un tema tabú sino que va a ser algo tan normal como ser heterosexual.

¿Cuáles son las metas que desea cumplir el colectivo LGBT?

Actualmente las metas que nos estamos proponiendo era la sanción de la Ley de Cupo Laboral Travesti-Trans en Argentina que hace unos días se pudo lograr por suerte ambas sanciones en ambas cámaras, pero ahora a lo que se apunta es a que se cumpla esta ley, que se respete la Ley de Identidad de Género 26.743 promulgada en 2012 que realmente ayuda muchísimo a las personas trans pero lamentablemente hay muchos espacios en los que no se respeta. A lo que también se está apuntando es al correcto funcionamiento de la Educación Sexual Integral en las escuelas en todos los niveles, no sólo para enseñarles a los niños que la diversidad existe, que está perfectamente bien y que hay que respetarla, sino también que las infancias LGBT tengan la información y el espacio para poder nombrarse y poder encontrarse de la forma en la que son sin prejuicios, entonces la educación sexual va a lograr que estas personas no se sientan mal por ser distintos al resto y entender que hay que respetar a las identidades disidentes.

¿Por qué es tan importante para la comunidad que tengan un día, una fecha o un mes del orgullo?
Empecemos por el hecho de que si no es orgullo es vergüenza, entonces es básicamente demostrar a la sociedad que estamos orgullosos de ser quiénes somos y que tener una identidad distinta o una orientación sexual no heterosexual no nos hace no normales, sino que es exactamente igual de normal, válido y respetable. Merecemos el mismo respeto que el resto, el mismo nivel de visibilización a nivel social, además, tener en cuenta que incluso en Argentina que es un país que tiene bastantes leyes a favor del colectivo, incluso en toda la parte occidental del mundo que es bastante abierta con estos temas, hay crímenes de odio, hay ataques, hay homofobia, hay transfobia institucional y sistemática hacia el colectivo. Hay personas que mueren, son asesinadas por ataques homofóbicos o transfóbicos, hay gente que la echan de la casa por tener una identidad distinta o por tener una orientación sexual distinta, hay personas que son echadas de sus trabajos, que son marginadas, entonces el orgullo representa básicamente esto de decir somos orgullosos de ser quiénes somos, de tener la orientación que somos y ser la forma en la que somos no nos hace menos que nadie y merecemos los mismo derechos.

Es también una llamada a la sociedad para que se hable de estos temas, para que se visibilice. Las personas que hoy en día no se consideran de la comunidad, pero que tal vez tienen dudas tengan la información suficiente como para poder encontrar su identidad, su orientación, sin prejuicios y que puedan ser ellas, ellas y elles mismes sin tener que preocuparse por lo que piense el resto.

La entrevista con Rocio: 

¿Cuál es tu historia personal?

Me considero una mujer lesbiana desde 18 años, hoy tengo casi 22, en esa edad me pregunté un montón de cosas y me dejé sentir porque de más chica hubo situaciones, también sentí atracción por otras chicas y no me lo permití por construcciones sociales, una persona nace y ya es heterosexual, nos juzgan como heterosexual mientras que recién nacemos, no nos dan tiempo a elegir, a sentir. Eso estaría buenísimo que se deje de hacer porque genera un montón de sufrimiento y de cosas que no tenemos por qué pasar cuando somos chicos, chicas, chiques y causa consecuencia de más grande.

¿Te costó aceptar quién sos?

A los 18 años dije no puedo seguir mirando para otro lado, tengo que aceptar esto, con mucho miedo, porque si bien ya estaba más abierto el tema no era como hoy o al menos yo lo viví de esa forma, sabían quienes tenían que saber pero yo tenía un montón de miedos para abrirme socialmente. Por suerte no me costó aceptarlo, pero cuando me di cuenta y puede reconocerme como tal fue como un alto, me pasa esto, lo voy aceptar, lo voy abrazar, lo voy a dejar sentir, soy esto.

Después me fui encontrando con mucha gente del colectivo y te das cuenta que es un ambiente hermoso, de apoyo, de revolución y uno se va poniendo en otro lugar, soy parte de esto y tengo que visibilizarlo, que existimos, que resistimos y que no van a callarnos.

Me dejé sentir, tuve vínculos con chicas y fue antes y un después, además de que yo pude abrazarme así, mi entorno, mi ambiente, mi familia entendió que no tenían nada que aceptar, yo no necesito que nadie me acepte, yo soy y ya. Me costó decirlo por prejuicios y discriminación. 

¿Qué significa para vos el Día del Orgullo?

El Día del Orgullo para mí es súper importante, porque el bar donde se dieron todos los disturbios y esos abusos era un espacio ganado del colectivo, donde las personas se sentían seguras, seguros, segures. Si hoy hay abusos, discriminación y violencia en contra del colectivo me imagino lo que debe haber sido en ese momento. Yo me siento súper orgullosa de lo que soy y orgullosa de lo que hicieron esas personas en ese momento, no estaban cometiendo ningún delito, solamente estaban siendo. No sé por qué la gente sigue odiando tanto o siente rechazo cuando no estamos haciendo nada en contra de nadie, nos estamos dejando ser. Son muchas las luchas por las que tenemos que pasar, no sólo sociales sino internas. 

¿Cuáles son los objetivos del colectivo?

Como parte del colectivo, todes estamos de acuerdo que se deje de discriminar, de violentar, de abusar a la gente del colectivo. Una meta es saber dónde está Tehuel, qué hicieron con él. Dejar de dar por sentado que las personas nacemos como heterosexuales. Dejen a les niñes que sean, no opinen sobre su sexo, su género y su orientación sexual, hay que dejar ser. Me gustaría entender por qué les molesta tanto nuestra libertad.

Noelí Rojas

Periodista y Redactora Periódico El Departamental

Te puede interesar