Columna de opinión : Lo social más allá de los electoral

Política 15 de julio de 2021 Por El Departamental
Bien sabemos que para un sector todo lo que se haga por los pobres no es por el bien común, si no para “comprar votos”.
0a40883e-2a50-484d-9cc1-133c5e9e6d4e

La ayuda social es más que necesaria para las familias que nunca fueron parte del sistema, si no se trabaja desde la política para transformar esa realidad, la necesidad se vuelve crónica. 
Pienso en esas madres y abuelas que con el calor del amor se las ingenian para estirar lo que ya es inestirable, en la frustración de esos chicos asqueados de comer siempre lo mismo, que piden cosas ricas, que sueñan con un alfajor o un heladito. Y en la impotencia de los adultos de esa familia al enfrentar la sinceridad del niño que dice en voz alta lo que toda la familia calla “estoy podrido de comer esto ¿cuándo vamos a comer otra cosa?”
En la actualidad se asiste a las familias con tarjetas y planes que apenas alcanzan para una moderada subsistencia, si las familias no tienen por sus propios medios una iniciativa de educación, rebusque e inserción al mercado laboral, toda la ayuda económica se limita a una especie de cuota alimentaria estatal que se vuelve cada vez más necesaria.
El bajo nivel educativo y la drástica inexperiencia laboral son un problema y no existe tarjeta que lo arregle. uno de los grandes problemas son las familias con nulo capital, y no hablo de lo económico, sino de hombres y mujeres que jamás fueron parte del sistema laboral -ni formal ni informal- y que poco tienen para empezar a competir. Es urgente la capacitación en estos sectores. Censar el capital cultural-educativo no sería una locura, e intentar nivelar para arriba es urgente, por eso es imprescindible contar con datos propios y con una institución autárquica municipal que se encargue de recopilarlos.
El otro gran problema es que no hay capacidad instalada para todas las personas; es decir que por más que estas se capaciten, estudien y busquen y busquen, simplemente no hay mucho trabajo. Porque son laburantes que sobran en un mercado que no los necesita.
Por esto las políticas sociales deberían ser de dos tipos: o se vuelven políticas de estado, que son indiscutibles gobierne quien gobierne o son políticas estratégicas, con un marco de finitud, creadas específicamente para combatir un problema. Acá es dónde se vería más claro el color político de cada gobierno: ¿cuáles son los problemas verdaderamente importantes? ¿cuáles marcan agenda? ¿cuáles consiguen presupuesto? 
Una de las opciones, por dar un ejemplo, es que el municipio apoye y facilite la creación de pequeñas y medianas empresas o cooperativas de trabajo llevando a cabo un un plan de vivienda local, donde el estado brindara las herramientas necesarias para esta tarea y donde sean también los mismos trabajadores los beneficiarios del plan. O animando a las personas a producir y vender bienes y servicios creando un mercado alimenticio local. Estableciendo huertas comunitarias, incentivando la producción sustentable de alimentos y apoyando a quienes ya estén realizando estas actividades de forma doméstica. Apoyar para el crecimiento, con acuerdos fijos y reglas claras.
Si desarrollo social empieza a ser un concepto para los que producen, para quienes necesitan un pequeño empujón, estaríamos cambiando el estigma de que todo aquello que lleve la palabra social es relativo a los pobres. Pero, además, estaríamos empezando a pensar en un estado municipal que quiere ayudar a las personas por un tiempo, hasta que puedan valerse por sus propios medios.
Sin un proyecto estratégico que se proponga sacar a las familias de la pobreza para que no caigan en la tragedia de depender de una ayuda estatal, no veremos más que la reproducción de una, dos o mil ayudas sociales financiando una subsistencia por debajo de la línea de pobreza que, para completar la incongruencia, acaba yéndose por la canaleta de los supermercados.
Julio Matías Juárez, Secretario Gremial del CUEC

El Departamental

Actualidad del Centro y Norte de la Provincia

Te puede interesar