La vocación como bandera

Actualidad 11 de septiembre de 2021 Por Noelí Rojas
Este 11 de septiembre se celebra el Día del Maestro y la Maestra, en honor a Domingo Faustino Sarmiento. Por este motivo, reconocemos y homenajeamos a todos los docentes por el trabajo que realizan día a día.
20210911_135455

En la voz y en la experiencia de Gonzalo Córdoba, Profesor de Nivel Primario que actualmente trabaja en la Escuela Martín Miguel de Güemes Nº 923 ubicada a 35 kilómetros de la ciudad de San Cristóbal por la RP 39, saludamos y destacamos a cada maestra y maestro por su noble labor diaria.
Con la importante tarea de enseñar, basada principalmente en la vocación, el amor y la dedicación, los docentes atraviesan diferentes situaciones desde el momento en que deciden iniciar su carrera y en el camino que transitan frente a un aula. 
Esas diferencias también se pueden visualizar en lo que respecta a la educación en escuelas rurales, muy alejadas de la zona urbana, en donde los docentes deben viajar muchos kilómetros, muchas veces por caminos en muy mal estado, sorteando cada obstáculo para poder cumplir su principal misión: enseñar.
“Con mi poca experiencia y con mis sueños y la fe intacta en la educación creo que ser docente es algo que ha cambiado durante el tiempo. Hoy en día, con la situación actual creo que el ser docentes es ser un apostador, es apostar al futuro de los niños, a que les puede ir bien a pesar de todas sus dificultades y es apostar a que con una oportunidad ellos pueden mejorar su vida para estar bien ellos. El ser docente es apostar a otros y dedicarse a ellos, no es una apuesta vacía porque todas las personas tienen un futuro, depende de ellos y de la ayuda que tengan cómo será ese futuro”, expresó el profe. 
Gonzalo estudió y se recibió en el Nivel Superior de la Escuela Nº 40 “Mariano Moreno” y hace seis años que se dedica a esta profesión, los primeros cuatros años trabajó en la zona urbana y en la actualidad lo hace en la escuela rural antes mencionada en modalidad de reemplazante y este camino que está transitando le permitió recorrer muchas escuelas, viajar por muchos caminos y conocer muchas personas. 
En cuanto a las experiencias que atraviesa y a la visión que tiene de la docencia, Gonzalo mencionó que “las experiencias de la educación pueden ser desde lo mejor del mundo hasta situaciones muy difíciles que le toca superar a uno mismo como acompañar, ponerse en el lugar del otro. Las realidades de los alumnos muchas veces son difíciles sin importar el contexto rural o urbano, cada personita tiene una realidad que lo persigue a todos lados, a veces eso interfiere y se debe tomar en cuenta al momento de entrar al aula. Es por esto que para ser Profesor de Educación Primaria se necesita vocación, es un trabajo que requiere que te preocupes y que estés presente en el aula y en la vida de los alumno”. 
Tal como lo expresó el profesor en la entrevista, todo va cambiando a lo largo de los años y en la manera de enseñar, hoy se puede observar que la educación no es sólo el contenido que se le brinda a los alumnos lo más importante sino también que el docente debe preocuparse por la persona con quien trabaja ya que está formando el futuro de la nación, al futuro de personas que son vida, que siempre van a poder mejorar con las oportunidades necesarias, que se sientan mejor consigo mismos, que sean personas independientes y con pensamientos críticos.
Gonzalo desde su lugar en la educación rural contó que uno de los principales factores de trabajar todos los días allí es tener que viajar muchos kilómetros si o si y sortear diferentes obstáculos para poder llegar a las escuelas.
“En mi caso he ido a una escuela que está a 120 kilómetros adentro, pasando siete portones y la escuela es el lugar de reunión de los chicos, donde se encuentran con sus amigos que tal vez viven a 60 kilómetros de ellos por lo que el valor y la importancia de la misma adquiere otro rango. Los caminos para llegar no son los mejores, rutas, baches, ripio, barro, empujar autos, en el caso de los alumnos van a caballo, en bici y madruga para llegar a horario. Pero la educación rural, al mismo tiempo, tiene tantas cosas hermosas que van más allá de lo humano y la calidad de personas que podes encontrar”. 
En este día especial, una de las cuestiones que no se puede dejar de lado es el rol que cumplieron los docentes durante la pandemia, adaptándose a la nueva realidad, a distintas situaciones y normativas que iban cambiando día a día. Siempre con las ganas de reencontrarse personalmente con sus alumnos y volver a las aulas. Fue realmente un esfuerzo lo que hicieron y aunque el trabajo no termina en la escuela y sigue en el hogar, en la pandemia fue una disposición de prácticamente 24 horas para sus alumnos.
“Como docente rural he tenido que modificar totalmente mi práctica docente. Durante el 2020, mes a mes, he tenido que adaptarme, modificar, mejorar mis formas de acercarme a los alumnos porque no todas las familias cuentan con los mismos medios y disponibilidad para la educación de sus hijos. He tenido familias que directamente no tienen luz y las actividades las podían realizar hasta cierta hora del día antes que oscurezca. En ese tiempo los docentes fueron criticados que se quedaban en casa y eran cuestionados porque no trabajaban y puedo asegurar que fue al contrario, nuestras tareas se multiplicaron, la cantidad de planificaciones, acercamientos, adaptaciones, confecciones de material, estar constantemente con el celular atento a las consultas de los alumnos que a veces podían llegar a las 10 de la mañana, a las 3 de la tarde, a las 10 de la noche o medianoche, dependiendo de la señal que cuenten en la estancia donde viven para mandar un mensaje de texto o whatsapp”. 
Quien aman esta profesión la defienden porque saben lo significativo que es una sociedad y para muchos niños y niñas es la única manera de poder salir adelante y su escuela en algunas situaciones es su refugio de vida. Los maestros y las maestras lo saben y están constantemente capacitándose y continúan aprendiendo para poder cumplir su tarea de la mejor manera.
“Hoy más que nunca celebrando el Día del Docente invitamos a las personas a dejar su zona de comodidad, invitamos a los docentes a hacer docentes incómodos, que constantemente tengan que moverse para mejorar su situación y la de los alumnos que lo rodean”, fueron las palabras de Gonzalo.
En este día, el Departamental saluda a cada docente con el respeto que cada uno se merece por el maravilloso trabajo que llevan a cabo cada día de sus vidas.

Noelí Rojas

Periodista y Redactora Periódico El Departamental

Te puede interesar