Con austeridad no se sale de la pobreza

Sociedad 23 de julio de 2021 Por Victoria Grasso
Consumir direc tv o tener un super parlante no te hace más rico o más pobre, es un prejuicio burgués, es un error creer que con austeridad es como se sale de la pobreza.
8403ea1a-9778-436a-bfb5-a2ca42d08e94
Con austeridad no se sale de la pobreza

Por Julio Juarez - Secretario Gremial CUEC
No es con austeridad que se sale de la pobreza. Tampoco con contención social, esto debe verse como un acto de justicia, nadie tiene que pasar hambre, por eso el estado tiene que estar ahí.

Generar trabajo es la mejor arma contra la pobreza, cuando te aceptan en un trabajo es una forma de meterte en la sociedad, de sentirte útil, te aumenta la autoestima, es recibir algo a cambio de lo que hiciste.
Hay que derribar el perjuicio de que las personas de bajos recursos les gusta vivir así o que son pobres porque quieren. Hay dos realidades: en primer lugar, hay desocupados crónicos o diversos changarines que en sus trabajos ganan miseria y su ingreso grueso es una asignación o algún tipo de plan. Familias cuyos ingresos más significativos desde hace años son las ayudas sociales, buscan a través de la necesidad una forma de inclusión. La pobreza no es vista como problema, sino como un síntoma que garantiza un calmante.

En segundo lugar están los que alguna vez tuvieron trabajo que dieron más dinero que los programas sociales y que reciben también las ayudas, pero sólo las ven como ingreso extra, por ejemplo, los que con el IFE invirtieron o pudieron capitalizarlo. El primer grupo teme perder las ayudas sociales, la contención social es el eje de la vida, incluso un ordenador. El segundo grupo, conociendo los beneficios de los empleos con buenos salarios, desea el trabajo en blanco más que cualquier otra cosa, la ayuda social es un plus al que se renuncia si aparece algo mejor.

Estar contratado por día o por trimestre tampoco es la solución, es como trabajar en negro. Y trabajo en negro implica un acuerdo que no está escrito en ningún lado: te tratan como “empleado” cuando las cosas van bien, y como socio cuando las cosas van mal. Es decir, mientras pueden pagarte lo hacen, pero cuando el negocio flaquea compartís las pérdidas con el “patrón”. Si llueve o no hay laburo por el motivo que sea, no cobrás, faltar por estar enfermo no existe, porque perder un día de laburo es un lujo que no te podés dar. El día de cobro también es inestable, y si quien te contrata es buena gente y no de esos que cuando vas a cobrar te hacen perder horas de tiempo, solo porque necesitan mostrar que tienen el poder de hacerte esperar.
La gente en los barrios no espera de la clase política una dádiva, no quiere que vayan una vez cada tanto a llevarle algo, si bien en algunos casos no están en condiciones de rechazarlo, ya no quieren esperar a ver si sus hijos encuentran un mejor futuro, ellos ya fueron esos hijos. Las personas necesitan trabajar, y no por ser pobres van a ser esclavos, quieren trabajos de calidad, o con alguna cierta estabilidad.
El trabajo dignifica y trabajar es un derecho. El estado y quienes estamos en la política debemos aunar esfuerzos en garantizar este derecho.

Te puede interesar