Un ministerio sobredimensionado y "un festival" de horas cátedra

Educación 07 de enero de 2020 Por El Departamental
La Ministra de Educación de la provincia de Santa Fe, Adriana Cantero, intentó en una nota periodística correr el velo de los ejes de sus principales iniciativas al frente de la administración para los próximos tiempos con -a priori- designio de “recorte”.
cantero


Luego de 12 años regresa a la gestión del Ministerio con algunas consignas herrumbradas como salvoconductos. 
 
¿Qué entiende la funcionaria por Ministerio de Educación “sobredimensionado”?. 
 
Probablemente ensaya que el Estado (en el área de educación) absorbe para su funcionamiento “demasiados” recursos y admite que la gestión entró en una faz neoliberal que considera el “sobredimensionamiento” un importante freno para lo que concibe desarrollo.
 
Aunque se escucha que no cuenta con la población suficiente de funcionarios para completar los puestos en la cartera, Cantero dio un paso más adelante: “hay que volver a dimensionar áreas, fusionar otras, rediseñar algunas. En eso estamos trabajando para poder completar los equipos”. 
 
Claramente. Es un “reperfilamiento” (con lenguaje antiguo) del concepto “ajuste”.
 
Un ejemplo suele aclarar las cosas: Cada regional de educación quedó a cargo del supervisor/a de más antigüedad. Salvo que la funcionaria aspire a cerrar las regionales (ya) debería conocer la comunidad educativa (y sociedad en general) los titulares ponderando el lapso de la “eterna transición”. 
 
Jorge Asís escribió que a partir de marzo vuelve a escribir sobre política local. Razonablemente “deja sudar el tiempo” de los primeros 100 días.
 
Sin caer en el apresuramiento, es de resaltar la preocupación de trabajadoras y trabajadores puestos en una misma balanza que funcionarios supuestamente devenidos repentinamente en empleados de planta. Posiblemente, algunos cargos se ocuparon con el visto bueno de un sector (recientemente) oficialista. 
 
Para culminar, respondió -la Ministra- ante una pregunta sobre el inminente fin de la cláusula gatillo: “vamos a tener que ser solidarios y tener acuerdos en los que todos tenemos derechos y obligaciones”. 
 
Es decir, la “solidaridad” en esta oportunidad, y expuesto en buen romance, viene de la mano del recorte y ajuste.
 
¿Se está a pasos del "presentismo" y el "descuento por días de paro"?. La docencia conoce de estas luchas.
 
Ajustar en educación es multiplicar desigualdades.

Te puede interesar