Paso a noviembre

Política 05 de septiembre de 2021 Por El Departamental
La elección primaria del domingo venidero tiene todos los condimentos políticos para hacerla muy especial. ¿Cómo responderá el electorado?. Tres frentes con resultados inciertos. La mirada que apunta también al 2023.
paso a noviembre elecciones 2021

Desde la vigencia del sistema de Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para seleccionar candidatos (2011), nunca como el domingo venidero el electorado santafesino tendrá la oportunidad de armar las principales listas que competirán el 14 de noviembre para definir tres bancas durante seis años en el Senado nacional y nueve de diputados por cuatro años en representación del pueblo de la provincia.

En las anteriores PASO -ya sean nacionales como provinciales que rigen desde 2007- nunca hubo competencia simultánea en los principales espacios políticos como ocurre en esta ocasión. Esto obliga a los dirigentes de Juntos por el Cambio, del Frente de Todos y del Frente Amplio Progresista a redoblar esfuerzos para conseguir los votos que les permitan imponerse en sus internas y mirar con expectativas a noviembre. Pero también en los tres principales espacios políticos que hoy tiene la provincia se empieza a orejear el 2023. Algunos pre candidatos ya se animan a hablar del 2023, otros lo consideran muy prematuro pero saben que necesitan hacer una elección digna en número de votos para poder estar en la grilla siguiente.

Esta primera convocatoria electoral en pandemia tiene como interrogante inicial el nivel de participación que tendrá el comicio. Mucho dependerá del clima. Habrá que agregar las 272 localidades santafesinas donde no habrá primarias para cargos locales, elecciones que tienen una importancia mayúscula en cada pueblo y ciudad de la provincia a la hora de movilizar ciudadanía.

Rígido y flexible

Son muchos los analistas políticos que subrayan que en la Argentina no se producen cambios bruscos en el electorado entre un comicio y otro. Hay un elector firme en muchos sectores políticos y una franja de independientes que son los inclinan la balanza de un lado o de otro cada dos o cuatro años. Esta semana lo señaló el politólogo Mario Riorda.  "Parece que hay apatía, pero hay más… hay una política exageradamente adversarial que activa preferencias, aunque sea por rechazo y con escándalos que producen más ruido que cambios electorales concretos", escribió.

En las elecciones para congresales nacionales por Santa Fe los hoy denominados Frente de Todos y Juntos por el Cambio vienen llevándose la mayoría de las bancas mientras que al ahora FAP le ha costado repetir las buenas performances de la década anterior. De allí que la mayor expectativa está en cómo definirán sus listas el domingo 12. El resto de los frentes o partidos tratará de hacer la mejor elección posible para estar con alguna chance en noviembre y pescar entre los votantes de las listas que quedarán marginadas.

En las tres internas todos son optimistas y las encuestas conocidas les dan a todos alguna chance y en lo que resta de campaña intentarán enamorar al votante indeciso. Por supuesto, Rosario y Santa Fe serán los lugares elegidos por todos para el sprint final. Y en Juntos por el Cambio llegarán dirigentes nacionales en apoyo a listas locales como Patricia Bullrich, Elisa Carrió y en dos sectores radicales esperan a los gobernadores (Gerardo Morales, Gustavo Valdéz y Rodolfo Suárez).

Frente por frente

En el Frente de Todos están en listas opuestas el gobernador Omar Perotti y la vice Alejandra Rodenas. El primero siendo suplente de Marcelo Lewandowski al Senado y la segunda acompañando a Agustín Rossi para esos lugares. El gran desafío será mantener la unidad el lunes 13 pero también la acción de gobierno donde legisladores y miembros del gabinete están en lugares diferentes. Si la elección es pareja, la lista de diputados tendrá una especial configuración: el ganador llevará los hombres y el perdedor las mujeres.

En Juntos por el Cambio la lista de Federico Angelini es amarilla Pro -salvo Amalia Granata y el pastor Walter Ghione- mientras que hay dirigentes de esa fuerza política en las otras tres listas de diputados. Dos de ellas tienen un sello radical -las encabezan Carolina Losada y Maximiliano Pullaro- y la restante -postula a José Corral- plantea que es la síntesis de la alianza con dirigentes de UCR, CC y Pro). El ganador se llevará las dos candidaturas para el Senado y la lista de diputados podría tener una fuerte conformación amarilla por la preeminencia de macristas en las cuatro listas.

En el FAP, el socialismo intentará mantenerse en pie tras la muerte de Miguel Lifschitz y como primer paso necesita ganar la interna con la figura de Clara García. Tiene enfrente a una lista respaldada por el intendente de Rosario, Pablo Javkin quien va por un doble propósito: tener concejales de su propio espacio en el cuerpo rosarino y proyectar su figura a nivel provincial. Sus candidaturas incluyen el regreso de Rubén Giustiniani al Frente y al único sector de la UCR que resolvió seguir en la entente representado por Fabián Palo Oliver. Giustiniani es de los pre candidatos el que mayor experiencia tiene en el Senado nacional donde ocupó la banca por la minoría santafesina en dos períodos.

También definirán candidatos en la PASO el Frente de Izquierda y de los Trabajadores y las alianzas Podemos y Primero Santa Fe. Podemos con grupos evangélicos y católicos mientras que Primero es la construcción ensayada por Luis Contigiani para seguir en la banca acompañado por el radical Jorge Boasso compitiendo con el empresario local Juan José Sagardía por el Senado. Los tres frentes más otros siete partidos trabajan para superar el piso del 1,5% de los votos válidos emitidos ese día. Varios de ellos dicen tener expectativas favorables por el recibimiento que les brindan en los recorridos. Los más expectantes allí son Unite (Betina Florito) y Soberanía Popular (Carlos Del Frade).

El domingo además se votará en las principales ciudades para armar listas de concejales donde en cada lugar hay pleitos locales para dirimir y también para empezar el armado para el 2023. Son dos elecciones diferentes, con dos sistemas diferentes pero muy interrelacionadas más allá de que sea imposible el arrastre de boletas como tuvo alguna vez la provincia de Santa Fe: ley de Lemas y boleta sábana. Ahora algunos se asustan por lo extensión de la boleta única de Santa Fe y Rosario sin recordar cómo fue el espanto que condujo al sistema actual. También habrá que recordar que el sistema de PASO fue primero santafesino y algunos años después tomado por el Congreso de la Nación.

La elección del domingo dejará armadas las listas y la competencia electoral de noviembre será más simple en cuanto al número de boletas. Esa será la pelea por las bancas, pero sin el paso del 12 será imposible estar en la contienda final.

Fuente El Litoral

El Departamental

Actualidad del Centro y Norte de la Provincia

Te puede interesar